Páginas vistas en total

jueves, 26 de abril de 2007

Dante Pino escribe en www.hoybolivia.com

La Guerra del Gas II (Trasncribimos la segunda parte del interesante análisis)

ANÁLISIS DE ESOS HECHOS
Lo que ayer se dice que fue un uso exagerado de la fuerza, contra aquellos que incitaron al incendio, asalto, bloqueo y cerco inmisericorde a la ciudad de La Paz, planificando, confrontando y atentando contra el patrimonio nacional y la seguridad ciudadana, hoy son los mismos que desde el Gobierno declaran que esas mismas acciones, promovidas por ellos el 2003, son ahora acciones vandálicas, políticas, planificadas por la oligarquía y la oposición. Dicen que es su deber restablecer el orden y la seguridad ciudadana. ¿Entonces, porqué promueven un Juicio de Responsabilidades por los hechos de octubre de 2003, si el Gobierno de entonces defendía, igual que ellos ahora, el orden y la seguridad pública?

Es hora de reestablecer la verdad histórica. Los llamados “movimientos sociales” del 2003 son héroes, los “movimientos sociales” del 2007 son bandidos. Los que conspiraron e incitaron a la violencia el 2003 son hoy día Gobierno y premian a los causantes de la sangre derramada, con ministerios, con embajadas, con cargos públicos y contratos con los medios de comunicación oficiales. Los que incitan a la violencia el 2007, son enemigos del cambio, oligarquía, vándalos, criminales y merecen la aplicación de la justicia comunitaria.

No hay un poquito de moral. Los que ayer quebraron la democracia, ocasionaron la muerte de inocentes ciudadanos e impusieron la Agenda de Octubre, son los mismos que hoy no toleran a los que les imitan en sus actos. Sembraron odio y destrucción y eso es lo que están cosechando.

El gas, fue el pretexto, para tumbar un gobierno. Los “héroes de octubre” dijeron: “nada de gas a Chile ni por Chile”. Esos mismos “héroes”, hoy día comen y beben vino con los chilenos y les ofrecen el gas, desconociendo el Referéndum en el cual participaron. Ahora dicen que el gas no puede ser la maldición que ocasione la confrontación entre bolivianos. ¿No hicieron precisamente eso? Un poquito de memoria colectiva, es lo que no debemos perder. El cinismo oficial de aparentar el respeto por la democracia, la ley y el orden, es una procacidad, con la cual no se puede ser generoso.

A lo largo de nuestra historia, los vencidos pasan a ser bandidos y los vencedores héroes. Todo lo que el vencido hizo es satanizado, todo lo que el vencedor hace es sacralizado. Aunque, como en el caso presente, el vencedor, siga los pasos del vencido.