Páginas vistas en total

martes, 3 de julio de 2007

Mineros de Huanuni bloquean carretera

Primera Plana pone ante sus ojos, la noticia, el acontecimiento mayor de cada día ocurrido en Bolivia. Por las características del blog, este acontecimiento va resumido con un punto de vista periodístico.Los trabajadores mineros de la Empresa Minera Huanuni que pertenece a la Corporación Minera de Bolivia por tercera vez en el corto tiempo que llevan como dependientes del Estado, se han trasladado en masa al pueblo de Caracollo próximo a Oruro para bloquear la carretera La Paz Cochabamba, en demanda de aumento de sueldos y para pedir una acción más enérgica de parte del Gobierno para proteger su fuente de trabajo, hoy amenazada por dos elementos, "los jucus", ladrones de minerales que ingresando al interior se roban piedras metálicas del lugar de extracción y los venden a los rescatistas que por éste medio obtienen pingues ganancias sin trabajar y de "los cooperativistas" que algunos dicen ser los mismos jucus que aduciendo viejos derechos pretenden continuar con la explotación del rico yacimiento de Posokoni.

Un bloqueo más, un bloqueo menos no nos llamaría la atención si acaso no se dieran ciertos elementos conflictivos en la medida. La existencia de jucus, que en forma descarada le roban al Estado de tal manera que a estar por las valientes revelaciones de La Prensa de La Paz, lo robado sobrepasa mensualmente el medio millón de dólares. Claro está que el Estado no hace mención de los rescatistas, verdadero nudo gordiano del problema. Sin rescatistas no habrían ladrones de mineral porque, simplemente no habría comprador. En tiempos de la COMIBOL, esto antes antes del cierre de las minas en 1985, los jucus se daban modos para vender el fruto de sus robos al Banco Minero, que estaba autorizado por ley para comprar su producción a los mineros chicos y medianos. Hoy en día, las llamadas "cooperativas mineras" se han convertido en exportadoras de mineral y tienen toda una estructura comercial que facilita toda la cadena de comercialización que necesitan los jucus.

Frente a la presión de los mineros está la de los cooperativistas de tal modo que el Gobierno se ha visto entre dos fuegos, lo que significa peligro inminente porque los segundos disponen de poder económico y de movilización temible, se desplazan como lo hicieron en un pasado reciente a La Paz y Sucre y atruenan con su dinamita provocando pánico en la población y forzando soluciones sin respetar nada. Se han convertido en un factor de poder que el MAS no se atreve a desconocer, sino que negocia con él, aunque de sus tratativas pueden resultar medidas ilegales y opuestas a los intereses del Estado. Mantendremos atenta vigilancia al desarrollo del conflicto. Ah!, lo del aumento de sueldos! Sabemos que empezaron con un buen nivel, superior al resto de los empleados del Estado y es curioso que no estén contentos con sus salarios iniciales.