Páginas vistas en total

sábado, 1 de septiembre de 2012

Lo conocí en Rio de Janeiro en el marco del Primer Congreso de R y TV católicos. ambos delegados por Bolivia. de fina expresión y gesto aristocrático el catalán se enamoró de Bolivia. (texto y foto de El Dia


Un rostro que devela la experiencia y la sabiduría de un viejo lobo de mar del periodismo,  ahora enfrenta un juicio por el poder del centralismo.
Es José Gramunt de Moragas, sacerdote, abogado, periodista y representante legal de la Agencia Nacional Fides (ANF), quien deberá enfrentar una demanda del gobierno de Evo Morales por los supuestos delitos de “difusión e incitación al racismo o la discriminación”.
Este prelado de 90 años, español de nacimiento pero de corazón boliviano, radica en nuestro país hace  60 años y cumplió el 5 de agosto pasado, 49 años al servicio de ANF, da la cara por su equipo de prensa y se defiende de las acusaciones.
Los allegados al presidente Evo Morales, acusaron a esta agencia de noticias que representa Gramunt, junto con El Diario y Página Siete, de distorsionar el discurso del mandatario.
Acusaciones temerarias que según  dirigentes de los periodistas del país, como Marco Dipp de la ANP, Ramiro Echazú de la Confederación y Raúl Novillo de Asbora, lo que se pretende es anular la libertad de expresión en Bolivia.
Trayectoria intachable. Gramunt considerado por muchos periodistas bolivianos, como el maestro de varias generaciones que tiene una trayectoria profesional intachable.
Recibió el Premio Libertad 2009, otorgado por la Asociación Nacional de la Prensa (ANP); el Premio Nacional de Periodismo, conferido por la Asociación de Periodistas de La Paz (APLP), en 1993, en reconocimiento por la labor en esta noble tarea.
Además, se le confirió el  Premio al Periodismo de la Fundación Manuel Vicente Ballivián, en 1983, y una “Mención Especial” en la categoría de “labor Informativa” del Premio Rey de España, en 1984. La Fundación Cultural La Paz le otorgó  el galardón al Pensamiento y Cultura el 2002.    

Pionero del periodismo. 
Este insigne personaje es reconocido como el pionero del periodismo.
en “Radio Loyola”, el padre Gramunt introdujo el gran cambio: la noticia. Con tan sagaz visión, que esta sigue guiando su actividad periodística 60 años después. El otro pilar  fue el comentario. Nuevamente, la perspicacia se hizo notable, pues, ese fue la génesis de lo que hoy todavía está vigente: su editorial “¿Es o  no es verdad?”.
Columna de opinión que lo convirtió en el columnista más antiguo de la prensa boliviana –y latinoamericana- con medio siglo de vigencia.

Iglesia los declara valientes. 
Ante la guerra declarada del gobierno del MAS en contra de ANF, El Diario y Página Siete, el obispo de El Alto, monseñor Jesús Juárez, resaltó la “valentía y calidad de estos medios. “Conozco su meritoria trayectoria y calidad periodística de ANF “con su información veraz, objetiva, valiente y de calidad”, afirmó. Dijo que “la población paceña reconoce la credibilidad y seriedad de El Diario y Página Siete”.