Páginas vistas en total

lunes, 8 de octubre de 2012

desde Caracas reporta corresponsal de El Deber "Sabor agridulce en Miraflores"


La elección del presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías, con el 54% de los votos es festejada en el Palacio Miraflores con un sabor agridulce entre sus colaboradores. El equipo del ‘comandante’ está preocupado porque un alto porcentaje de venezolanos (44%) exige más atención a los problemas internos del país.
Esto obligará al jefe de Estado a aplicar medidas de emergencia para resolver problemas inmediatos, como la inseguridad y la rehabilitación de la infraestructura interna, porque las elecciones para alcaldes y gobernadores están convocadas para el 16 de diciembre y los ‘chavistas’ se juegan la reproducción del poder. Chávez no ganó en estados en los que se consideraba imbatible, como en Nueva Esparta, Lara y Monagas, y disminuyó significativamente su caudal de votación en Bolívar, Sucre y Yaracuy.
Esto implica que el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) está en riesgo de entregar la Gobernación para los adversarios que se sumarán a los otros cuatro que están en poder de la oposición. Los resultados atentan contra el proyecto hegemónico del presidente y sabe que los candidatos regionales no cuentan con su fuerza ni su carisma para cautivar al electorado.
Algunos hombres de su gabinete, como el canciller Nicolás Maduro y el todopoderoso ministro de Energías y presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, serán postulados como candidatos para intentar recuperar los votos de los descontentos. Además, Chávez tendrá otra ‘campaña particular’ contra el cáncer que fue detectado en junio del año pasado.