Páginas vistas en total

lunes, 8 de octubre de 2012

Hernán Maldonado con experiencia vivida en Venezuela advierte que habrá cambios. nueva forma de ver las cosas, respeto por el opositor, Chávez ganó con más de un millón de votos. el momento es interesante a dos meses de otra elección, la de Gobernadores


El presidente Hugo Chávez convocó a la “unidad y el trabajo conjunto” a todos los venezolanos, inclusive con sus opositores políticos, al iniciar virtualmente el domingo en la noche un nuevo periodo de gobierno hasta el 2019.
Su llamado, incluyendo a los que siempre consideró “apátridas, pitiyanquis, oligarcas y burgueses” constituye toda una novedad porque desde que asumió el gobierno jamás ha intentado diálogo alguno.
El resultado, según observadores internacionales, obligará a Chávez a entrar en algún tipo de acuerdo con la oposición. Aunque desearía que así sea, tengo mis dudas.
En realidad recogió una de las principales banderas del candidato opositor al que derrotó, Henrique Capriles Radonski, un convencido de que la única forma de que el país salga adelante es mediante la unión.
Chávez ganó los comicios con 7.4 millones de votos contra 6.1 millones de Capriles (54.42% a 44.97%). Por primera vez votó un 80.4% de un total de casi 19 millones de votantes.
Apenas minutos después de conocerse los resultados, Capriles reconoció el triunfo de su rival. “Para saber ganar, hay que saber perder”, dijo.
Chávez en un discurso ante sus seguidores en la madrugada del lunes anunció la profundización de su revolución socialista. “Seré mejor presidente”, anunció.
En lo que pareció una concesión a sus rivales, Chávez dijo que felicitaba a la dirigencia opositora que “no se prestó a los planes desestabilizadores de sectores radicales”.
Lo que queda por verse es ¿cuánto afectará a sus rivales la derrota en vísperas de un nuevo proceso electoral?
Venezuela acudirá nuevamente a las urnas en diciembre para elegir a gobernadores en 24 estados, algunos de ellos, los más importantes y poblados, en manos de la oposición.
Aunque el Consejo Nacional Electoral no detalló los resultados, Chávez anunció que ganó en 20 de los 24 estados, inclusive en el estado de Zulia, tradicional bastión opositor.
Chávez se ufanó de ser un “presidente democrático”, aunque todos los poderes del Estado están en sus manos.
La elección dominical dejó en claro que fue determinante el fabuloso derroche de recursos fiscales para promover la candidatura oficialista y el uso ilimitado de una red de 450 medios entre radios, televisoras y diarios.
Pero quizás lo más importante fue el temor de millones de empleados públicos de quedar cesantes y sectores marginales a los que se les dijo que de no ganar Chávez, perderían el goce de misiones, becas, subsidios y prebendas. Ya lo había dicho Francisco de Quevedo: “Poderoso señor es Don Dinero”.