Páginas vistas en total

martes, 19 de febrero de 2013

a la luz del hecho histórico, LTD muestra "los peligros de una re-reelección presidencial" citando el caso de Siles Suazo que fue echado de su cargo por un movimiento general y el de Paz Estenssoro que también fue defenestrado por un golpe a pocos meses de su elección democrática


En el siglo XX hubo dos forzadas reelecciones que terminaron mal. Una, la del presidente Hernando Siles,  y otra la del Dr. Paz Estenssoro en 1964.
Finalmente los dirigentes del Movimiento Al Socialismo han decidido oficializar su decisión de postular por tercera vez, en las elecciones de diciembre de 2014, al único líder que les garantiza seguir en el ejercicio del poder: el presidente del Estado Evo Morales Ayma.
Sin embargo, esta decisión vulnera la disposición transitoria primera de la Constitución Política del Estado (CPE), cuyo segundo parágrafo establece que los “mandatos anteriores a la vigencia de esta Constitución serán tomados en cuenta a los efectos del cómputo de los nuevos periodos en funciones”. Esto significa que el primer periodo cumplido por el presidente Morales entre el 22 de enero de 2006 y el 21 de enero de 2010 debe ser tomado en cuenta para el cálculo, así sea que se haya acortado el periodo en función a la aprobación de la nueva Constitución. Esto es fundamental porque el Artículo 168 de la CPE dispone que el “período de mandato” presidencial y vicepresidencial es de cinco años, y sólo una reelección “de manera continua”.
Por ello, el Presidente y el Vicepresidente están inhabilitados para volver a candidatear el próximo año... pero como dijo un legislador del MAS, eso dice la norma, pero se trata de política y como ya no hay transición, pues se olvida la norma transitoria. Además, hace poco más de un año, el Vicepresidente dijo que este artículo transitorio fue como “una estrategia envolvente”, y como ni el Presidente ni él habían terminado su primera gestión, no correspondía computarla para el fin de la “re reelección”.
Ahora, han decidido consultar al Tribunal Constitucional Pluricultural (TCP). Si los magistrados obran conforme a ley, como sostienen los especialistas, su opinión —que es vinculante y no una “recomendación” como ha dicho la Presidenta de la Cámara de Senadores— debería ser en contra; si aceptan lo que dice el MAS, el país será testigo de la “re reelección” presidencial. En el primer caso, el MAS o acata la consulta y busca nuevos candidatos o promueve un referendo para reformar la CPE  y permitir, forzadamente, la reelección continua (sin descartar otras medidas non sanctas).
Pero hay un otro enfoque que bien harían los dirigentes del MAS en considerar: el histórico. En el siglo XX hubo dos forzadas reelecciones que terminaron mal. Una, la del presidente Hernando Siles que ganó ampliamente el verificativo electoral por el que fue reelecto en la Presidencia, pero al poco tiempo fue desalojado violentamente del Palacio, y la del Dr. Paz Estenssoro en 1964, que forzó un cambio constitucional para ir a una tercera elección (esa vez continuada) que la ganó en junio de 1964, para ser derrocado en noviembre del mismo año.
Es que, por lo que se conoce, la mayoría de la población boliviana no es afecta a los mandatos eternos. En octubre pasado, y en homenaje a los 30 años de vida democrática continua, en Los Tiempos difundimos una encuesta en la que el 58 por ciento de los consultados en Cochabamba estaba en contra de la reelección del presidente Morales.
Pero, a los áulicos no les gusta recordar lo que los podría alejar del ejercicio del poder y, como dice el refrán popular, sólo el hombre puede tropezar dos (o más veces) en la misma piedra...