Páginas vistas en total

viernes, 19 de agosto de 2016

Los Tiempos llama la atención, hasta ahora son 30 casos de muerte dentro de los cuarteles. casos que no ha sido posible investigar puesto que a DDHH se le ha negado potestad de ver de cerca estas muertes. autoridades militares creen que negando su autoría y oscureciendo los hechos reales el asunto está superado. no hay tal los familiares persiguen JUSTICIA hasta conocer toda la verdad.



Son ya tantos los casos de muertes que se producen en los cuarteles militares, que urge revisar las normas vigentes y reconsiderar el rol de la institución castrense


Una vez más un centro de entrenamiento militar del Ejército nacional ha alcanzado notoriedad por el más ingrato de los motivos: la muerte de un joven boliviano. Esta vez ha sido José Nicolás Pardo Pinto, un soldado del Regimiento René Barrientos Ortuño, quien ha perdido la vida en misteriosas circunstancias.
El caso es sólo uno más que se suma a una ya muy larga serie de casos similares que han hecho de los cuarteles militares y policiales, y muy especialmente los dedicados a la formación de jóvenes, los principales escenarios de violación de los derechos humanos en nuestro país.
Las cifras al respecto son muy elocuentes. Según datos oficiales, desde el año 2006 ya suman más de 30 muertes ocurridas en recintos militares entre conscriptos, cadetes, oficiales, soldados de tropa y una enfermera. El fallecimiento del soldado Pardo Pinto es el tercero de los registrados en lo que va del año.

Tan alarmante como los datos estadísticos es que todos esos casos tienen un elemento en común. Es que los autores de las muertes no fueron identificados ni castigados, lo que indica que las autoridades jerárquicas de las instituciones armadas incurren con insistencia en el encubrimiento de sus camaradas. Así, a la gravedad que de por sí reviste cada uno de los más de 30 casos denunciados, se suma la aplicación sistemática de la impunidad.

El resultado final de tal situación es que hasta la fecha no ha concluido ninguno de los procesos iniciados, no ha habido ni un solo fallo que sancione los casos de violación de derechos humanos y las autoridades militares y policiales sistemáticamente se negaron, franca y abiertamente, a atender los requerimientos del Defensor del Pueblo para explicar las motivos de su actitud.
Cabe recordar al respecto que la Defensoría del Pueblo --cuando esa institución todavía era merecedora de ese rótulo-- pidió con insistencia el apoyo de otras instancias estatales para cumplir su misión a cabalidad, sin que tales requerimientos hubieran sido alguna vez atendidos. Pese a ello, se llegó a establecer que de casi mil casos de violencia cuartelaria denunciados, 28 llegaron a causar la muerte de las víctimas a causa del excesivo rigor de los ejercicios de entrenamiento y de la dureza de los castigos impuestos, que en muchos casos llegaron hasta la tortura, entre otras causas que jamás llegaron a ser establecidas con precisión.

Otro elemento que los casos señalados tienen en común es la desigual batalla legal librada entre los familiares que buscan justicia y quienes se empeñan en encubrir a los autores y defender la vigencia de tan violentas prácticas en los cuarteles de Bolivia.
Los informes que en reiteradas ocasiones presentó el anterior Defensor del Pueblo son de lo más reveladores sobre la real magnitud de un problema que ya no puede ser minimizado. Y aunque ahora, cuando esa institución ha sido reducida a la condición de apéndice sumiso del Gobierno central, no es mucho lo que se puede esperar de sus gestiones, no hay que dejar de insistir que es precisamente para atender este tipo de casos que esa institución fue concebida. Es de esperar que con tan penoso motivo se ponga a la altura de su misión.

domingo, 7 de agosto de 2016

resulta que García Linera "sofista como es" pretende desfigurar los hechos y minimizar la corrupción. Carlos Valverde, con claros ejemplos desbarata el intento vicepresidencial y pone las cosas en su sitio.

¡¡¡Mirá vos!!! el vicepresidente García aseguró en No mentirás: “En Bolivia han desaparecido los casos de megacorrupción de presidentes que se llevaban a sus casas 20 millones de dólares al año de los gastos reservados, eso desapareció”. Es cínico esto de creer que solo vendría a ser corrupción lo que “se llevaban los presidentes” (los del pasado) como si el asunto fuera: Evo vs. los otros, cuando da la impresión de que, si se le pide a don Evo que explique el incremento de su patrimonio personal o que rinda cuentas sobre su estilo de vida y los gastos tan variados, nos encontraremos con que probablemente no sea capaz de explicarlo.

Sobre “los que se fueron”, para seguir la lógica del vicepresidente, recuerdo que hace 10 años que el MAS está en el Gobierno manejando el país como si fuera de ellos, con los poderes constitucionales sometidos al poder político y nunca iniciaron una investigación seria acerca de “cuánto se llevaron los presidentes anteriores”, de manera que no es posible de comparar la impresión personal “con nada”. Estigmatizar a los expresidentes con el “dicen que se llevó hasta el agua de los floreros” no aporta a nada, sin que ello signifique que, personalmente, crea que los que se fueron sean impolutos, pero, ante la falta de acción desde el Estado, supongo que habrá que esperar que se los investigue.

Lo grave de esto es la vaciedad del análisis porque asegurar que “todavía tenemos las microcorrupciones y nos erosiona moralmente”, como si los sobreprecios (planta separadora de Río Grande -con muerto incluido-, Fondioc, barcazas chinas, motores TAM) o la inutilidad de las mismas (San Buenaventura, Bulo Bulo, Enatex, Papelbol, Aeropuerto Chimoré, Mutún) o las que juntan sobreprecio y mala calidad (carreteras y puentes) fueran un asunto de ‘erosión moral’ y no daño al Estado, y no sumaran grandes cantidades de dinero. Esto no es un asunto ‘de daño moral’, eso es corrupción, de manera que, aun suponiendo que el presidente Morales no participe de los mismos, queda claro que su investidura lo hace responsable de la gestión y de los hechos de corrupción que son imputados al Gobierno. Consecuentemente, no se puede hablar de corrupción como si la misma fuera un asunto de ‘erosiones morales’ o de monedas que cayeron al pasar.

Relacionarse políticamente con la Justicia, la Contraloría, la Policía, la Fiscalía General del Estado, no como si fueran instituciones del Estado sino ‘apéndices del poder Ejecutivo’, es también corromper la estructura del Estado y creo que está más que claro que esto no hace más que desmejorar la calidad de la Institucionalidad democrática

lunes, 4 de julio de 2016

Paulovich al parecer ya cansando de leer tanta estupidez en el Twitter de Evo, pide que se le lastimen también los dedos de la mano para dejarse de tanta tontería y en "una canchita del Rincón" seguir con el futbito. así es, lo dice claro, aunque en christe!

Mientras intento encontrarle sentido a esto, y si la “recuperación del Presidente va a ser así, me pregunto: ¿No será mejor comprarle una “canchita” (o futbolín), rogar que se le lesionen los dedos y que deje el Twitter a un lado? Así se le acaba la pena a él y a nosotros la vergüenza
No se trata del conocido castigo que se nos aplicaba por desobedientes cuando éramos niños. No, esta vez se trata de la que parece ser la nueva consigna gubernamental (que se empeñan en hacer durar, cuando no debiera durar más de lo que dura un chicotazo en el agua), sólo porque resulta que alguien le contó un cuento al Presidente de un periodista latino conspirador, que trabaja para CNN que visitó Bolivia para saber del “niño presidencial”. Y entonces, don Evo, que no tiene fútbol para jugar y parece pasarse el día entre el twitter y las conferencias de prensa, armó una historia que, al parecer, debe llegar “hasta las últimas consecuencias”.
Pues, resulta que don Evo, como si fuera Fiscal y Juez aplicó al periodista  Fernando Rincón, además del de “Conspiración”, otros cuatro delitos a saber: “apología pública de un delito”, asociación delictuosa, encubrimiento y complicidad.
Pero resulta que don Rincón no publicó nada. O sea, no hay delito público, cosa que parece no importar porque don Evo, con alma de paco en madrugada, le aplicó el artículo “¿y tu mirada?” y ya sentenció.
Y hablando de paco… siendo este un “asunto de Estado”, y sobre todo porque a lo que dice el Presidente hay que seguirle el juego, apareció la ministra Paco y aseguró: “El delito es sabiendo que no es hijo del Presidente no lo ha publicado”.
Pero, la Ministra no se quedó ahí. Además de ese argumento tan risible, se tomó en serio el asunto y le pasó el caso a la Fiscalía. Y como la Fiscalía es hábil para hallar donde no hay, tanto de como para darse cuenta de lo que hay, aunque se lo lleven por delante… ahora ha avisado que lo van a citar a Rincón, seguramente para que explique porqué no dijo que no pilló nada; seguramente se respaldarán en lo afirmado por la Ministra.
Y mientras eso ocurre, el país queda cada vez más en ridículo y don Evo que no explica lo que debe con relación al tema, parece disfrutar de lo que está pasando sin detenerse a pensar que del ridículo no se vuelve.
De verdad que mientras intento encontrarle sentido a esto, y si la “recuperación del Presidente va a ser así, me pregunto: ¿No será mejor comprarle una “canchita” (o futbolín), rogar que se le lesionen los dedos y que deje el twitter a un lado? Así se le acaba la pena a él y a nosotros la vergüenza.

miércoles, 1 de junio de 2016

El Deber se refiere a relaciones poco menos que congeladas con tres países de vital importancia para Bolivia. Brasil, Chile y Estados UNIDOS. La preocupación se deriva de declaraciones de Choquehuanca al propio diario mayor. mediterráneo, sin acceso directo a los grandes mercados e industrialmente débil Bolivia necesita marcar el paso con todos, sin excepción.

Llamativas y preocupantes resultaron las declaraciones del canciller David Choquehuanca sobre las alicaídas relaciones con Estados Unidos, Brasil y Chile, tres países clave de la región y fundamentales para nuestra vinculación con el mundo. Como si se tratara de un castillo de arena, las aguas turbulentas de las relaciones internacionales parecen afectar los altos intereses de Bolivia, en un momento en que –más que conflictos– se requiere abrir espacios en los mercados internacionales para contrarrestar los embates del bajón económico.

Durante una extensa entrevista con EL DEBER, Choquehuanca reveló que el presidente Evo Morales no tendrá la esperada entrevista con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, debido –en gran medida– a los desvaríos de una política marcada más por la ideología ‘antiimperialista’ que por impulsar la construcción de puentes con la principal economía del mundo. Situación igualmente preocupante se da, ahora, con las nuevas autoridades constitucionales de Brasil. José Serra, actual canciller brasileño, había apuntado en su momento sus lanzas contra la laxitud en la política boliviana hacia el narcotráfico y por los efectos de la exportación de cocaína desde Bolivia a los mercados brasileños. Peor escenario se da con Santiago de Chile, cuyas relaciones están totalmente congeladas debido a la demanda marítima interpuesta por el país ante el Tribunal Internacional de La Haya y por las continuas acusaciones –de uno y de otro lado de la frontera– por el conflicto abierto entre ambos países.

¿Quién pierde con tantas relaciones congeladas? Le importará tanto a Washington, Brasilia o Santiago la política ‘confrontacional’ del Gobierno de Morales y sus efectos sobre las relaciones comerciales con nuestro país.

No cabe duda de que con esta deficiente política exterior pierde el país más que los vecinos de la región y que se impone un replanteo frente a tanto desvarío. Bolivia debe tener una política firme y soberana con relación a sus intereses en el escenario internacional. Pero los resultados están a la vista y no es posible vincularse con otros países sobre la base del prejuicio ideológico y el cálculo corto de miras sobre nuestra relación con el mundo.

Ojalá las autoridades de la Cancillería pudieran ver esta difícil realidad, mucho más para un país que aún sufre por su situación de mediterraneidad, su dificultad para acceder a los mercados internacionales y su débil aparato industrial para competir en el exterior

miércoles, 25 de mayo de 2016

si se compromete a resarcir los danos y perjuicios, el lucro cesante y el dano emergente Evo Morales puede convocar a otro referendo y pagar la enorme suma que cuesta una consulta de ese tipo, innecesaria, absurda, porque el pueblo, el SOBERANO ya votó y esto lo sabe todo el mundo, le dijo NO A EVO. el originario lo sabe de memoria...es que tanto es su temor a la cárcel!!!


 A SU CUENTA Y RIESGO



La feroz arremetida oficialista necesita convertirse en la madre de todas las batallas.  Las circunstancias hace que no debamos caer en la histeria de la que hacen gala los oficialistas, que llegaron al paroxismo en las intervenciones públicas del Ministro de la Presidencia.
Que los requiebres amorosos del Presidente y las ridículas contradicciones de los múltiples voceros cuyo servilismo solo logró hundirlo más, sea la causa de su fracaso en el referendo de 21 F, es un golpe letal que se han infringido ellos mismos. En el fuero interno, en ese espacio solitario de íntimo pensamiento entre la cabeza y la almohada, se decidió mucho antes del drama del hijo que existe pero que no vive.  Casi nadie deseaba darle a Evo Morales una prórroga en el ejercicio del poder. Y día que pasa se afianza esa convicción.
Los códigos que la administración hizo añicos desde sus comienzos, fue como esa tortura china ( sin sarcasmos) de la gota persistente y constante sobre el centro mismo del cerebro. No hubo una sola acción del gobierno -por muy positiva que pareciese- que no haya traído una sensación primero y una certeza después,  de desagrado y gusto amargo de ocultas segundas intenciones. Los seres humanos tienen una gran facilidad para ir sumando golpes en su autoestima. Pero  llegan los límites hasta para la capacidad de soportar insultos. Es preferible saber que se es loco, a que se es imbécil.
Hoy, a más de diez años,  constatamos que nuestros aprensivos pensamientos son una realidad. Las cíclicas declaraciones de respeto y observancia a la Constitución, no han sido más que maniobras. Ya hemos perdido la cuenta de las veces que Evo Morales prometió no buscar la re re re elección. En enero de este año, sin pudor, juró aceptar los resultados del referendo " pues no iba a ser él el que diera un golpe". Bueno, a estas alturas ya se sabe que es capaz de eso y mucho más. La Constitución en sus manos, es como una plastilina en manos de un niño de dos.
La obsesión compulsiva de no abandonar el poder es tal, que ya ni siquiera cubre un poco las formas y es él mismo, que desafiante, declara que en el próximo referendo "veremos quién es quién". Las violaciones a la Constitución son constantes y no admiten que el resultado del referendo es vinculante. Por lo tanto, ya el pueblo se ha pronunciado sobre el  tema. NO  quiere ni acepta la posibilidad de otro referendo sobre lo mismo, menos otra re elección.
Pero como ya conocemos de su arbitrariedad, toda la energía y todos los recursos a su alcance estarán encaminados a luchar por un nuevo período de gobierno. Ya se puede detectar el modus operandi, como es la renovada licencia para que sus movimientos sociales, hagan uso -entre otras cosas-  de dinamitas como una herramienta de sometimiento por temor. La persecución y la judicialización de cualquiera que ose estar al frente, ha terminado de envilecer al Poder Judicial y ni hablar del Ministerio Público, lo más vergonzoso y devaluado de lo que el Estado boliviano tenga memoria. Lo que a estas horas acontece con la defensa de la otrora preferida y mimada del poder, es una clara muestra de ello. La Defensoría del Pueblo, ha quedado reducida a una caricatura envilecida de sus objetivos originales.
Los ataques a la poca prensa independiente que queda en el país, demuestra claramente, que no se puede seguir ignorando las aviesas intenciones del masismo. Todas las instituciones están siendo objeto de deplorable tratamiento y los insultos de oscuros personajes incapaces de demostrar una trayectoria que les de la autoridad siquiera de criticar, ha elevado la temperatura que trasciende el ámbito de la defensa de la libertad de expresión, sino que ha mellado la conciencia de la gente, que sabe que el  único vínculo con la verdad y la realidad, es la prensa no dependiente de las arcas derrochadas del tesoro, que son propiedad de todos y cada uno de los bolivianos.
Ha llegado el momento de tomar conciencia de la absoluta indefensión en la que se halla la ciudadanía boliviana. Se han perdido todos los fundamentos de un Estado libre e independiente. No es Cuba y a estas alturas, menos Venezuela, el modelo que estamos dispuestos a aceptar. Esa indefensión, tiene un lado positivo. Ya no hay nada que podamos esperar de Evo Morales y sus adláteres. Por lo tanto, ya no hay duda que dependemos de nosotros mismos. La corrupción, como nadie ignora, es el mecanismo que hace de éste  un gobierno sin ningún tipo de límites. Ni siquiera es que desean seguir acumulando, sino y con total claridad, es la búsqueda de impunidad de esa década tan bien aprovechada.
Se acabó el tiempo de los llamados a la reflexión. No hay ninguna posibilidad de que reconduzcan su administración. Abogar por Derechos Humanos, o el fin a la sangría de recursos y libertades, es una pérdida de tiempo y energías. Han dejado de ser lo que pudieron , para ser lo que quieren. Y eso, libera de compromisos.

Karen Arauz  

sábado, 21 de mayo de 2016

clara referencia de Los Tiempos a Evo, "las ambiciones por prorrogarse en el poder conducen al descalabro total" y cita el diario de los Canelas el ejemplo de Venezuela que vive "una eclosión social y la confrontación fratricida" por lo que Maduro debe aceptar el diálogo para establecer la ruta de prontas elecciones

Es de esperar que la experiencia venezolana sirva para entender que los intereses del país están muy por encima de afinidades ideológicas y que los afanes prorroguistas sólo conducen a un descalabro total
Las informaciones provenientes de Venezuela dan cuenta de que ese país, por la acción de la cúpula familiar-militar que lo gobierna, se encuentra ante un inminente descalabro total, con graves consecuencias para la pacífica convivencia y el sistema democrático.
De nada han valido las innumerables exhortaciones, internas y desde el ámbito internacional, a las autoridades del Gobierno venezolano, para que impulsen un proceso de concertación con la oposición que permita reencauzar a ese país por los rumbos que marca su Constitución y, de esa manera, encarar la profunda crisis que lo agobia y que, en el campo económico, ha llegado a extremos como la falta de alimento y remedios en los hospitales.
Más bien, los gobernantes de Venezuela muestran un criminal empecinamiento en aferrarse al poder sin que pareciera importarles que esa actitud no sólo aumenta las posibilidades de una confrontación interna, sino que provocan una mayor depauperación de la gente.
Además, los gobernantes venezolanos ya han perdido muchos aliados en la región y el mundo. Así, dos de sus principales respaldos en la región han dejado el poder, sea mediante elecciones como en Argentina o procesos políticos, como en Brasil; también una serie de misiones de exmandatarios de diversos continentes que han viajado a Caracas para impulsar esos procesos de acercamiento con la oposición han sido insultados y ofendidos, actitud que, obviamente, influirá en la postura de sus respectivos gobiernos.
Por último, han surgido, aún en forma aislada, declaraciones de militares disidentes, entre los que se encuentra uno que gozó de la confianza del fallecido mandatario Hugo Chávez. Asimismo, varios intelectuales que defendieron a rajatabla en el ámbito internacional el denominado socialismo del Siglo XXI han dado un paso al costado, profundamente frustrados por la incapacidad gubernamental y la generalizada corrupción que ha corroído ese proceso.
También se han frustrado las gestiones hechas por la Organización de Estados Americanos (OEA) para establecer un clima de diálogo y distensión. Además, su secretario general ha recibido una andanada de groseros insultos pero, a diferencia de lo que sucedía en el pasado, esta vez aquél ha reaccionado remitiendo al Mandatario venezolano una digna y contundente respuesta que, además, ha sido avalada por el expresidente de Uruguay Mujica, quien no ha dudado en calificar al Primer Mandatario venezolano como “más loco que una cabra”.
En ese escenario, una eclosión social y un proceso de confrontación fratricida son consecuencias que pueden desatarse en cualquier momento. Por ello, los gobiernos de la región deben extremar esfuerzos para presionar al Gobierno de Maduro para que acepte y respete la instalación de un diálogo entre partes  para definir una ruta democrática hacia la convocatoria a elecciones generales al más breve plazo posible, de manera que sea la ciudadanía la que decida su destino.
Desde nuestra perspectiva, ojalá que se entienda, por un lado, que los intereses del país están muy por encima de afinidades ideológicas y más aún de adhesiones personales. Por el otro, que las ambiciones desmedidas por prorrogarse en el poder sólo conducen, más tarde o más temprano, a un descalabro total.

viernes, 8 de abril de 2016

en materia del Silala, las FFAA han impuesto a Evo, moderación. en dos años más se conocerá el planteamiento jurídico para recurrir si cabe a un Tribunal Internacional en demanda de compensación por el uso del agua en las alturas del Silala. mientras tanto silencio y templanza!


Todo hace pensar que las FFAA han frenado el impulso agreviso de Evo contra Chile por el tema del Silala. de ser así, su proceder habría sido una vez más de moderación y prudencia, porque de la manera tan agresiva que Evo la emprendió contra Chile, todo como consecuencia de los escándalos de corrupción que desde febrero pasado, hicieron carne en el alma boliviana, que nunca antes en su historia se había visto sacudida por el tema de "tráfico de influencias" que marcan como protagonista a Evo Morales y su ex-amante o conviviente Gabriela Zapata.

Lo cierto es que el Jefe del Estado, descubierto en pecado, vale decir habiendo sido calificado como mentiroso dos veces en tres dias, se puso nervioso, mandó a dar explicaciones a sus ministros, cinco en total todos "káras", es decir potos blancos, ningún "tára" es decir piel mestiza, salió a defenderlo salvo la Paco, que dijo algo feíto "le has tocado la pancita" para asegurar Evo de haber estado Gaby efectivamente en cinta, cuando el periodista le dijo preguntó porqué, la Paco respondió: "es que la mujeres mienten, engañan, se fajan para simular embarazos" y luego lanzó al menos cinco epítetos descalificando a Gaby como mujer, como madre, como parturienta y compañera, actitud que al parecer no fue del agrado del Gran Jefe que nunca más la puso a vocear nada del Gobierno.

De vuelta al hilo del relato, Evo de pocos recursos, en sus rabietas que son cada vez más frecuentes tiene contadas "muletillas de las que echar mano", el primero es el imperialismo, el segundo los vendepatrias o neoliberales (que en materia de corrupción han quedado como pigmeos al lado de los masistas, fornidos y mastodónticos en la perversión), y ahora el tercer enemigo: Chile. ya claro, qué hermoso, se acordó del Silala que los potosinos le recordamos durante 10 anos, que debía ser parte virtual de las reclamaciones ante Chile por el tema de la Reivindicación. !ha sí! el momento había llegado el Silala, el Silala...y dale que dale un dia sí, el otro también, llenando páginas e insultos...porque decirles ladrones a los vecinos en forma sistemática y repetida, es ciertamente un exceso, que pierde fuerza cuando el adjetivo debe ser aplicado con toda fuerza.

Chile ha guardado moderación, pero también ha ejercido acciones como reforzar las fronteras con Bolivia y desplegar a sus soldados en aparente ejercicio de guerra, además de firmes pronunciamientos de su Canciller y del Jefe diplomático en Holanda. Los generales del Estado Mayor en Bolivia han sopesado la situación. Evo está poniendo en riesgo la seguridad boliviana, Bolivia no está en condiciones de declarar la guerra a Chile. Corresponde dos actitudes frenar esos agresivos impulsos y observar moderación. En efecto, después de la última reunión del Estado Mayor con el Jefe del Estado, sale el Canciller Choquehuanca "el caso Silala tardará dos años en ser estudiado por una Comisión de Expertos" o sea, las FFAA han frenado en seco, los "movimientos envolventes de Evo".
En realidad, es el único ente que puede hacerle cambiar de rumbo. Los generales de Miraflores, han impuesto un notorio cambio de actitud. Lo han hecho de manera contundente y así está la cosa. Adiós al Silala, por lo menos los 24 meses que tardará el asunto en ser estudiado antes de plantear un nuevo juicio ante el Tribunal Internacional.

Todo hace ver que las FFAA acabar de sacar a Bolivia de un embrollo. No más provocaciones y sí, adelante con el juicio por el retorno al Mar, ahora en etapa de litigio jurídico. en cuestión de unas semanas se conocerá la réplica chilena al planteamiento jurídico expresado en La Haya, hasta tanto las organizaciones armadas ha impuesto a Evo, el dedo pulgar sobre los papel. Silencio y moderación.