Páginas vistas en total

viernes, 18 de julio de 2008

ted córdova ha sido siempre un periodista honesto, capaz de decir su verdad ante el poderoso. decenios después sigue siendo el mismo

Matonaje de Evo

Havelock, NC-USAEl presidente indígena boliviano está reactualizando una vieja tara del subdesarrollo boliviano, el matonaje, verbal y físico. Matonaje con el voto y con organizaciones paramilitares armadas.
Como consecuencia de siglos de humillación social e injusticia económica, el matonaje fue un recurso de poderosos dictadores, como Melgarejo en el siglo 19 y Banzer y Garcia Meza en el siglo 20. Las poblaciones autóctonas, las masas de oprimidos, también apelaron al matonaje, como recurso desesperado de presión.
Evo Morales hizo su lucha de dirigente sindical cocalero, apelando a una forma fácil de matonaje: el bloqueo de caminos; una forma de presión que perjudica al gobierno y a la población civil, especialmente, la económicamente productiva.
Lo paradójico es que, los empobrecidos de hoy-, que son mucho más en esta gestión-, ahora presionan al gobierno de Morales... bloqueando caminos, el recurso favorito de Evo cuando era dirigente cocalero.
Otra forma de abuso y matonaje fue, bajo las dictaduras, la creación de grupos paramilitares. El entorno de Morales y su partido MAS, está formado por grupos ex paramilitares y hasta ex terroristas, como su influyente vicepresidente.
Evo ha incitado al odio étnico, el país se divide y se pierde la oportunidad de sacar ventaja de los precios globales del gas. Evo está más preocupado por manipular un referendo este 10 de agosto, montando un gran fraude con las cédulas y el sistema de conteo, por consejo y cooperación solapada de Hugo Chavez, quien abusó del voto para "legalizar" su dictadura, aprovechando la gimnasia electoralista y la escasa cultura política de sectores venezolanos opuestos a su gobierno.
Morales, en Bolivia, quiere repetir el experimento. Chavez puede hacerlo, porque tiene la fuerza de los petrodólares. Morales tiene el siniestro respaldo de la producción y explotación ilegal de la hoja de coca, y también de petrodólares que le pasa Chavez... y que él distribuye bajo la mesa, entre militares y civiles. Así funciona el matonaje del voto.
* El autor es periodista y escritor boliviano premio nacional de periodismo 2006