Páginas vistas en total

martes, 12 de agosto de 2008

una votación que no ha resuelto nada, que empeora la situación. notable trabajo de la BBC de Londres

El presidente boliviano, Evo Morales, dijo que convocará a los prefectos opositores al diálogo luego de que se conozcan los resultados oficiales del referendo revocatorio celebrado el domingo.
Según datos preliminares, Morales superó la cantidad necesaria de votos para ser ratificado en su cargo (más del 60%).
Lo mismo sucedió con los cuatro prefectos de la llamada "Media Luna", la franja oriental del país que concentra el poder económico, promueve su autonomía y rechaza las reformas socialistas del mandatario.
Lea: Morales y cinco prefectos ratificados
Mi pedido a los prefectos es que tenemos que trabajar juntos por sus departamentos, pero también por Bolivia.
Evo Morales, presidente de Bolivia"Estoy esperando los resultados oficiales de la Corte Nacional Electoral (CNE). Desde el momento en que me haga llegar la información oficial voy a convocar a los prefectos al diálogo", dijo Morales durante una conferencia de prensa realizada en el palacio de gobierno.
Se espera que la CNE dé a conocer las cifras finales del referendo revocatorio el jueves.
Según los resultados no confirmados, dos prefectos opositores y uno oficialista deberán abandonar sus cargos al no lograr los sufragios suficientes. Se espera que renuncien y convoquen a nuevas elecciones.
"Trabajar juntos"
Morales reiteró que respetará la legitimidad conseguida por sus adversarios ratificados y que trabajará por la unidad de los bolivianos.

Nuestro voto también ha decretado la muerte, de una vez y para siempre, del sistema político del siglo pasado, para dar paso a uno nuevo, construido desde las regiones.
Rubén Costas, prefecto de Santa Cruz"Mi pedido a los prefectos es que tenemos que trabajar juntos por sus departamentos, pero también por Bolivia. La participación del pueblo boliviano en el referendo revocatorio nos obliga a juntarnos, a ir al diálogo, a la unidad y a la dignidad de los bolivianos", dijo el mandatario.
Sin embargo, este gesto de Morales contrastó con el discurso desafiante de las autoridades opositoras de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija, también confirmados en la votación del domingo.
Opine: Bolivia ¿cambia algo?
Rubén Costas, el prefecto de Santa Cruz -tradicional bastión de los detractores del gobierno-, anunció que profundizará el proceso de autonomía del poder central.
"Nuestro voto también ha decretado la muerte, de una vez y para siempre, del sistema político del siglo pasado, para dar paso a uno nuevo, construido desde las regiones", aseguró Costas.
Autonomías
El gobierno de Morales apoya las autonomías regionales, pero no lo que considera el "separatismo" de los departamentos orientales del país.
"Es un tema pendiente", admitió el presidente durante la conferencia de prensa. "La autonomía para los pueblos va a ser garantizada, pero no para grupos ni para familias. Sino para la familia grande que es Bolivia".
Este principio está consagrado en el nuevo texto constitucional, al igual que un mayor protagonismo de indígenas y campesinos -históricamente marginados-, la nacionalización de los recursos naturales y la redistribución de la tierra.
En el referendo revocatorio, Morales y el vicepresidente García Linera necesitaban un mínimo del 53,7% de los sufragios (el porcentaje que lograron en las elecciones de 2005) para ser ratificados, mientras que las autoridades regionales debían obtener la mitad más uno de los votos.
Según los analistas, la confirmación del gobierno nacional y de los prefectos de la "Media Luna" deja a Bolivia tal cual estaba: polarizada y divida territorialmente, lo que podría generar más incertidumbre política. (La crónica ha sido escrita por el enviado de la BBC de Londres a Bolivia para cubrir el acontecimiento. Sus deducciones son irrefutables)