Páginas vistas en total

jueves, 29 de enero de 2009

la cámara de senadores ha iniciado una investigación al interior de YPFB de corrupción y cohecho después de crimen de empresario tarijeño que conmovió


El Senado de Bolivia, controlado por la oposición, constituyó hoy una comisión para investigar un supuesto caso de corrupción en la petrolera estatal YPFB tras el asesinato de un empresario que tenía contratos con esa compañía. El presidente del Senado, Óscar Ortiz, de la opositora Poder Democrático y Social (Podemos), confirmó la creación de la comisión, que estará integrada por legisladores de su partido, del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS) y de otras dos fuerzas menores. La investigación se produce a raíz del asesinato esta semana de Jorge O"Connor D"Arlach, representante en el país de Catler Uniservice, que en julio del 2008 firmó un contrato con Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) para construir una planta de tratamiento de gas por 86,3 millones de dólares. La empresa Catler tiene operaciones en servicios petroleros también en Argentina, Brasil y República Dominicana. O"Connor murió el miércoles en una calle de La Paz cuando ingresaba a un inmueble con 450.000 dólares en efectivo que le fueron robados por un grupo de asaltantes. Los supuestos criminales fueron capturados en las pasadas horas, algunos de ellos con parte del botín, y acusaron a un colaborador cercano de O"Connor de ser parte del plan para asaltarlo, informó hoy la policía. El senador opositor Wálter Guiteras, de Podemos, afirmó que los datos conocidos hasta ahora, publicados en el diario paceño La Razón, son la "comprobación de un hecho de corrupción" en la petrolera estatal, presidida por Santos Ramírez, ex titular de la cámara alta. Guiteras sostuvo que esos 450.000 dólares suponen el diez por ciento de los 4,5 millones de dólares que Catler recibió como adelanto en días pasados de parte del Estado para la construcción de una planta de procesamiento de gas en una localidad oriental de Santa Cruz. El senador opositor se hizo eco de diversas versiones de prensa que señalan que el domicilio que visitaba O"Connor cuando fue asaltado es de un familiar de Ramírez, quien aún no se pronunció sobre las denuncias pese a los requerimientos periodísticos. Guiteras dijo que el "primer sospechoso del beneficio de la coima" es Ramírez y, por tanto, debe ser investigado. "Es un tema complicado, enredado, pero que demuestra claramente que, para (obtener) un contrato de YPFB, hay que pagar un diez por ciento de coima (...) y a veces hay que morir", denunció Guiteras. Los senadores del oficialismo Ricardo Díaz y Gastón Cornejo aceptaron la constitución de la comisión investigadora en la cámara alta, pero criticaron que Guiteras formule denuncias antes de iniciarse la indagación formal.