Páginas vistas en total

domingo, 12 de julio de 2009

sin ser la fórmula mágica la propuesta de Dante Pino tiene mucho de realista y de factibilidad. requiere visión y desprendimiento por nuestra Patria!

Fase de decisiones. Fechas fatales, y andanzas apresuradas. Todos esperan que todos se fijen en uno. No hay ojos para nadie. Es que algo le falta a esas alianzas que levantan manos pero ninguna esperanza. No hay química podríamos decir, entre los candidatos y el pueblo que quiere otra manera de hacer política y vivir en paz.

Entonces se cae en el desánimo y acto seguido en el conformismo. ¡Que sea lo que Dios quiera! Es el rostro de una dirigencia opositora sin visión de país, pero con mucho ojo para tratar del llegar al Palacio. Todos contra Evo. Parece ser una razón suficiente desde el punto de vista de los que se sienten opositores. Dígannos ¿para qué?

Por supuesto hay frases para responder a esta pregunta: unidad, basta de odios, defender la democracia, procurar empleo. Sólo son eso. Frases sin contenido, sin la fuerza para traducir la frase en mensaje y el mensaje en acción. Hacen lo mismo que Evo, repiten frases, con la diferencia de que él ataca y ellos lloran.

Pero con todo esto, se producirá un binomio seguido de al menos otros tres. Todos se sentirán “representativos” y disgregaran el voto. El resultado es el contrario a la máxima de dice: la unidad hace la fuerza. Una oposición mediocre, no merece sino una victoria mediocre.

Debido a esta tendencia, el gobierno no tiene que hacer su máximo esfuerzo, sino el necesario para controlar su voto duro y convencer a los indecisos de que es mejor Evo que cualquiera de los neoliberales agrupados.
Me han dicho en todas las formas y tonos que pedirles a los candidatos que se unan en un solo frente para evitar la dispersión, es una utopía, una irrealidad, un buen deseo, pero que eso y la cara de Dios no vamos a ver nunca en Bolivia.

Espero al menos que las últimas encuestas hagan posible que aquellas candidaturas con cierto respaldo social, pero sin posibilidades de victoria, giren sus ojos al Frente y dejen sus vicios políticos a un lado.
Para que este llamado a la unidad electoral, no sea solo la expresión de un deseo. Propongo una fórmula política para vencer sin complejos, a Evo y sus muchachos.

1.- Los Prefectos actuales de la media luna, incluidos los señores Manfred Reyes Villa y René Joaquino, se presenten como candidatos a senadores en sus departamentos. Esto jalaría el voto de la ciudadanía con su efecto multiplicador al binomio nacional. Asegura la victoria en la primera vuelta.

2.- El Binomio requiere de una figura que le quiebre el voto a Evo en el altiplano, pero que tenga una aceptación real en la media luna. El binomio debe incluir en su lista a los senadores y negociar las diputaciones que sean fruto del equilibrio entre la juventud y la experiencia.

Para que esto sea posible los actuales Prefectos tienen que reflexionar entre su mandato transitorio actual o el quiebre de la continuidad de un Gobierno, que si se repite, los dejará sin recursos para hacer ninguna gestión. Así que empeñarse en seguir siendo Prefectos sin gestión, es mejor ser Senadores con poder para otorgar esos recursos a sus departamentos.

El efecto de esta decisión abre la carrera de espacios de las Prefecturas a las nuevas generaciones que tienen que asumir los restos históricos de este momento.
Lo importante es tener la menta clara y el corazón dispuesto a sacrificar las ambiciones legítimas en aras de un retorno al verdadero Estado de Derecho y democracia con empleo y dignidad.

Es creo el mejor esfuerzo que podríamos hacer los ciudadanos para presionar a los candidatos a que abran sus esfuerzos en busca de un Frente serio y creíble.