Páginas vistas en total

sábado, 1 de septiembre de 2007

El Nóbel por la Paz y Bolivia

 Todos los años el Rey de Suecia Carlos XVI Gustaf hace entrega en solemne ceremonia la medalla y un cheque a los galardonados con el Premio Nobel, aunque en ejecución del testamento de Alfred Nóbel generoso auspiciante de la recompensa millonaria, el Premio de la Paz, se entrega en Oslo, Noruega y está a cargo de una comisión parlamentaria que asistida por expertos selecciona año tras año entre cientos de candidatos a los premiados. (En la imagen el Rey confiere a la princesa Victoria heredera del trono, algunas de las responsabilidades que asume incluyendo la capacidad de reemplazar al Rey en caso de ausencia)
Posted by Picasa

Acerca del Nobel de la Paz
Mauricio Aira


El premio Nobel de la Paz lo otorga un comité noruego escogido por el parlamento y es entregado en Oslo, lo cual le otorga cierta parcialidad por cuanto Noruega fue beligerante en la Segunda Guerra, mientras que Suecia fue neutral y además es miembro de la Otan, por lo que la selección del Nobel ha sido criticado en los tiempos de la Guerra Fría. En el último tiempo la selección para este premio ha tenido grandes ganadores como Martín Luther King, la madre Teresa de Calcuta, el anticomunista Lech Walesa y el humanista Nelson Mandela, pero se criticó la otorgación a Rossevelt, a Anuar Sadat, a Menahem Begin, a Yasser Arafat, a Jimmy Carter, por defender al imperialismo diplomático de potencias beligerantes, por invadir el Líbano, por tener fama de terrorista y al último por ser crítico de la política norteamericana. Sorprendió al mundo que claros luchadores por la Paz como Mohandas Gandhi o Dag Hammarkjold no lo hubieran recibido.

En Latinoamérica suman cuatro Adolfo Pérez Esquivel, argentino, Alfredo García mejicano, Oscar Arias de Costa Rica y Rigoberta Menchú de Guatemala. Ninguna institución de nuestro continente la recibió, no obstante que figura en la lista la Academia de Fútbol Tahuichi de Santa Cruz patrocinada por Arias y la Menchú como un modelo ejemplar de práctica deportiva con la alta finalidad de apartar a los jóvenes de la droga, en un país signado por producir la cocaína que envenena al mundo.

Por iniciativa de bolivianos residentes en Escandinavia se lanzó la inscripción en el Comité Noruego de Tahuichi y sus méritos fueron relievados por su invalorable consagración a la niñez y juventud de todo el continente y por haber sido galardonada como Embajadora de la Juventud de América y Orgullo de los países miembros de la OEA, por ser Mensajero de la Paz e Integración Mundial por el Deporte, Fair Play Internacional por el Comité Internacional del Deporte de París, por haber recibido el Condor de los Andes de un Gobierno Constitucional en Bolivia, por haber recibido la medalla de oro de la Presidencia de la FIFA, Trofeo Olímpico del Siglo, la Orden del Honor al Mérito de la Confederación Sudamericana de Fútbol, sin tomar en cuenta otro mil doscientos trofeos que se exhiben en varias salas del Estadio Tahuichi construído por la Academia en otra manifestación por el deporte.

Lo destacamos en Bolivia y el Premio Nobel publicado por éste medio en enero 2007. Grandes personalidades Jospeh Bratter presidente de la FIFA han tenido elogios para esta obra de bolivianos “Tahuichi es una obra digna de imitación, no sólo es una academia de fútbol, sino una escuela de vida”, Pelé el legendario Edson Arantes Do Nascimento “Tahuichi ha revolucionado el fútbol infantil en el mundo. Es un gran ejemplo que hay que imitar. El fútbol está en la niñez y eso lo ha entendido muy bien Tahuichi”, Diego Armando Maradona “Tahuichi es el resultado de un trabajo bien llevado por sus técnicos y dirigentes. El fútbol colectivo que hace Tahuichi es el mejor que he visto. Tahuichi es la mejor Academia de Fútbol del mundo” y Rigoberta “los niños de Tahuichi son la esperanza de un mundo más justo, más fraterno y más humano”.

Se puede apreciar que la nominación de la Academia tahuichi al Premio Nóbel por la Paz es genuinamente boliviana que aglutina a cambas y collas, blancos y mestizos, ricos y pobres, factor de integración y unidad, por lo que estamos seguros que la nominación oficial que debió haberse realizado antes del primero de febrero está por encima de los partidos políticos, de la lucha por el poder, de la encumbración de una raza sobre otro, y sobretodo alejada de quienes cargan sobre sus hombros la muerte, el asesinato y la persecusión de sus compatriotas, como los 26 muertos por la violencia pública desde cuando la Administración actual se hizo cargo del Gobierno de Bolivia.

Los miembros del Comité Noruego que trabajaron en la nominación son Ole Danbolt, Ragnar Berge Furre, Sissel María Ronbeck, Inger Mari Utterhom y Kaci Kullman Fice, profesor, teólogo, directora cultural y jurista y el conservador político nombrados son asistidos por una élite de expertos que asumen la responsabilidad de calificar y designar al laureado que recibirá éste año más de un millón de dólares. Ha sido Kullman quién certeramente señaló tiempo atrás “el premio no se concede por la presión de pocos o muchos y se desentiende más bien, cuando apoyos prefabricados tratan de influír en la pureza de la selección confiada a pocas personas de probada honestidad e independencia”.