Páginas vistas en total

lunes, 10 de septiembre de 2007

Esperan a campesinos en Sucre, la Capital

Primera Plana pone ante sus ojos, la noticia, el acontecimiento mayor de cada dia ocurrido en Bolivia. Por las características del blog, este acontecimiento va resumido con un punto de vista periodístico. La agencia EFE ha dado cuenta del ambiente que existe en la Capital de la República de Bolivia cuando campesinos, originarios, indígenas de El Chapare, el altiplano y vendedores ambulantes lleguen para su "cumbre social".

Miles de campesinos e indígenas leales al presidente Evo Morales llegaron hoy a Sucre para participar este lunes en una manifestación de apoyo al gobierno y la Asamblea Constituyente, al término de tres semanas de protestas antigubernamentales en esta ciudad.Las columnas de manifestantes están encabezadas por líderes afines a Morales, entre ellos el senador indígena del gubernamental Movimiento al Socialismo (MAS) Lino Villca, dirigente de los campesinos de la zona de Yungas del departamento de La Paz.Los campesinos también anunciaron la próxima llegada de al menos 20.000 productores de coca de la región central del Chapare, cuyos sindicatos aún dirige el presidente Morales.Según el gobierno y las organizaciones que le son afines, deben reunirse cien mil personas, lo que equivale a casi un tercio de la población sucrense, para evaluar la situación de la Asamblea Constituyente, cuyas sesiones están en suspenso.La llamada "Cumbre Social" de mañana pretende mostrar la fuerza de Morales frente a la crisis de la Constituyente, que prácticamente está en agonía, en medio del conflicto regional que enfrenta a Sucre y La Paz y tras trece meses improductivos en los que no se aprobó ni una línea de la nueva Carta Magna.El foro fue cerrado oficialmente el viernes por un mes, aunque ya llevaba dos semanas clausurado por los disturbios, muchos de ellos violentos, ocurridos en Sucre, que cesaron el sábado tras 25 días.La presidenta de la Asamblea, la indígena quechua Silvia Lazarte, dijo hoy en un mensaje publicado en la prensa de Sucre que "ningún obstáculo" la hará renunciar a su mandato, en momentos en que el futuro del foro es incierto por conflictos políticos y regionales.Lazarte sostuvo que la "breve pausa" de un mes debe ser entendida como "un gesto de paz, diálogo y unidad", para que La Paz y Sucre encuentren soluciones al conflicto sobre la capital.Sucre desató las protestas para reclamar que la Asamblea Constituyente reponga en su agenda de debates dónde debe estar la capital plena del país.Tras una guerra civil librada en 1899, La Paz se convirtió en la "sede del Gobierno" con los Poderes Ejecutivo y Legislativo y dejó a Sucre sin el histórico protagonismo que tenía desde la colonia, relegada a ser capital solo de nombre, con el Poder Judicial y temporalmente la Asamblea Constituyente.Lazarte dijo además que no tiene "dudas de que la Cumbre Social" convocada para mañana será una gran celebración democrática que profundizará el compromiso de refundación de un país unido".La prensa de la vecina ciudad minera de Potosí aseguró que los campesinos que pasaron por allí hacia Sucre se abastecieron de dinamita.Las autoridades sucrenses pidieron a la población, especialmente a los universitarios, evitar la confrontación con los campesinos y a recibirlos de forma "fraternal" como ocurrió cuando fue inaugurada la Asamblea en agosto del 2006."Yo puedo garantizar que mañana, sí los hermanos campesinos no agreden físicamente a nadie, todo estará dentro de la tranquilidad", dijo hoy a Efe la alcaldesa de Sucre, Aidee Nava.A su juicio, los ánimos de los sucrenses, que estaban exacerbados, se calmaron con la decisión de una corte judicial local, tomada el pasado sábado, de ordenar a la Asamblea que reincorpore el debate sobre la capital en su agenda.La Asamblea está teóricamente obligada a revisar ahora su resolución de no tratar la disputa por la capital, pero dirigentes del MAS y de La Paz afirman que los constituyentes son plenipotenciarios y no están sometidos a otros órganos del Estado.El vicepresidente del foro y constituyente paceño, el también oficialista Roberto Aguilar, calificó el fallo de "prevaricato flagrante".