Páginas vistas en total

martes, 25 de diciembre de 2007

El aumento de la cocaína en Bolivia

Primera Plana pone ante sus ojos, la noticia, el acontecimiento mayor de cada dia ocurrido en Bolivia. Por las características del blog, este acontecimiento va resumido con un punto de vista periodístico. Hace varios años hemos venido denunciando los intentos de grandes inversores, entre ellos capitales que provienen de la industria tabacalera, que han creado ONGs, tanto en Europa, especialmente Holanda, Bélgica, Italia y Estados Unidos para cambiar la política de la ONU de restrictiva y contralora del tráfico de drogas, a una más permisiva que legalize el cultivo y la comercialización de las drogas.

A lo largo de más de una década hemos venido difundiendo en Bolivia y en Europa la firmeza con la que naciones como Suecia, Inglaterra, Alemania sostienen acciones de severo control hacia la actividad delictiva del narcotráfico, y de lo inaceptable que resulta la propuesta de la liberalización que podría resultar sostienen en que se levante la prohibición que hoy pesa sobre las drogas, como se levantó en otro momento lo restrictivo del comercio de wisky y alcohol, es más frente a los tres experimentos de libre distribución de la droga en Dinamarca, Holanda y Suiza, se ha montado tal aparato de desinformación, cual si Europa hubiese puesto en marcha la decantada medida, que no deja de ser de profilaxis y tratamiento y que no pasó de la vía experimental con revalorizaciones frecuentes y lacerantes de las que podríamos volver a ocuparnos. Sin embargo, hoy en día, llama la atención lo que está sucediendo en Bolivia donde es innegable que se ha dado un aumento en la producción de la cocaína como consecuencia directa de la mayor producción de hojas de coca. "Ahora tenemos que capitalizarnos hermanos. Todos deben tener su kato y sacarle el mayor provecho" ha sido la consigna de dirigentes cocaleros. Ahora o nunca. Quizá sea esta la causa, para seguir considerando al Chapare zona roja en la producción de cocaína. Tal como lo refiere la siguiente crónica de Los Tiempos:

La zona del Chapare en Cochabamba, continua siendo una zona "roja" donde se encuentran fabricas de cocaína y pozas de maceración, aunque en menor cantidad que años atrás cuanto, dijo a ANF el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), coronel René Sanabria. En esta gestión, la FELCN destruyó 3.975 fábricas de cocaína y 6.378 pozas de maceración en todo el país, de estas, según Sanabria, el 40% se encuentran en el Chapare y el otro 60% en distintos lugares de La Paz, Santa Cruz, Chuquisaca, Beni y Potosí. "Si efectivamente, (el Chapare) es una zona donde se sigue elaborando cocaína, de ese lugar proviene (una buena cantidad de esa droga); si bien se ha extendido a otras partes del territorio bolivianos, pero hay un buen porcentaje (de cocaína) que proviene del Chapare", indicó. De acuerdo con el Jefe Antidrogas, años atrás el Chapare concentraba el 80% de las fábricas de cocaína y pozas de maceración y el restante 20% estaba en los Yungas paceños; ahora la situación ha variado y esta actividad ilícita se ha extendido a otras zonas. En los Yungas, las localidades donde se descubrieron fábricas y pozas fueron en Caranavi y La Asunta, pero que sólo representa el 2 o 2,5%, ahora, ya que en la zona tradicional de cultivo esta actividad ilícita es controlada por los propios productores. En los operativos de la FELCN se pudo evidenciar que los narcotraficantes utilizan modernas técnicas traídas de Colombia, como aquella en la que ya no necesitan de los "pisacocas" porque utilizan una máquina para moler la coca lo cual les ahorra, sobre todo, tiempo. En los más de 10.500 operativos que realizó la FELCN también destruyó seis laboratorios de refinamientos y cuatro de reciclaje: 648 toneladas de sustancia químicas sólidas y 1.410 metros cúbicos de sustancias líquidas; además aprehendió a 4.189 personas entre bolivianos, perrunazo, argentinos y brasileños. La Fuerza antidrogas, este año batió su record en la confiscación de drogas superando los niveles registrados en 2007 con 431,5 toneladas de drogas; de éstas 17,5 toneladas corresponden a cocaína, cifra superior a la que se obtuvo el la gestión pasada cuando se secuestró 14,8 toneladas. Asimismo, aumentó considerablemente la incautación de marihuana con cerca de 414 toneladas pues en 2006 se confiscó 125,3 toneladas, lo que representa un incremento del 230%.