Páginas vistas en total

miércoles, 30 de julio de 2008

la ciudadanía en duda: cumplir la Ley o ignorarla!

Sin entrar en detalles de cuántas veces ha sucedido, el simple reconocimiento de parte del presidente Evo Morales de que ha violado la Ley en la aplicación de sus políticas de cambio, a pesar del consejo de sus asesores de no continuar, nos muestra cómo se ha venido manejando el país en los últimos dos años y medio. Ahora el vicepresidente de la República y presidente del Congreso, amenaza con aplicar la Ley contra quienes se oponen al referendo revocatorio.
Esta posición nos muestra que no hay respeto por la Ley y desde el gobierno se viene aplicando una dictadura en un afán por mantenerse en el poder más tiempo del previsto del que la Constitución otorga en este momento.
Los cambios, todos con fuertes cuestionamientos por su ilegalidad, no son un problema para el gobierno y ahora sabemos por qué, porque Evo Morales deja a los asesores legales que legalicen lo ilegal, no importa el precio que se tenga que pagar.
Un gobierno que tiene un 54 por ciento de votación y una oposición reducida a tres partidos políticos con una votación menor al 30 por ciento en conjunto, no debería verse obligado a recurrir a esas ilegalidades reconocidas por el presidente. Esto tiene que dar mucho que pensar, ya que no se trata de que haya oposición hacia el indígena o el "indio" como el mismo presidente dice o como su amigo Chávez lo llama, sino que las medidas de cambios no son de la aceptación de todos los bolivianos, ni siquiera de quienes votaron por él.
Para los jóvenes que no han vivido en dictadura, es importante explicarles que los gobiernos dictatoriales en América Latina restringieron todas las libertades constituciones, impusieron sus propias leyes y, mayoritariamente, gobernaron a punta de decretos y de la fuerza.
"Que anden con su testamento bajo el brazo" fue la tristemente célebre frase del ex ministro de gobierno Luis Arce Gómez, ex hombre fuerte del dictador Luis García Meza, quien creyó que podía gobernar toda la vida este país a punta de amenazas y del uso de la fuerza que salía desde las Fuerzas Armadas y de la Policía, esas mismas que ahora le han dado todo su apoyo al gobierno olvidando la gran tarea que tienen de proteger al país por encima de todos los intereses.
Si bien ahora no estamos en un gobierno de facto, y muy por el contrario es el más constitucional de los últimos tiempos por la gran mayoría de votos que logró Evo Morales, el pago que se está dando a ese voto es como un castigo para quienes creyeron en él.
Si el gobierno viola la Ley al no respetar la Constitución, al no escuchar los fallos de lo tribunales constitucionales, al atacar al Poder Judicial para acallarlo. Cuál deberá ser la actitud de aquellos que tienen juicios pendientes y que están ahora suspendidos por fallos del Tribunal Constitucional? acatarlos o desoírlos?
Gobernar violando la Ley no justifica la necesidad de cambio que pueda tener el país. Usar a los sectores sociales para aprobar leyes es trasladar el gobierno a las calles y aplicar una dictadura sindical, tal como lo ha venido haciendo en los últimos 2 años Evo Morales.
Gobernar pisando nuestra Constitución, esa Constitución que aún está vigente y que ya tiene más golpes que en todos los gobiernos de facto, merece el repudio de todo el país y el Congreso debería pronunciarse al respecto siguiendo juicios de responsabilidades a todos los que violan la Ley y no amenazar a quienes quieren que se cumpla la Ley.
Bolivia requiere mínimamente que sus autoridades cumplan con las Leyes. Hay una Constitución vigente y ella no contempla muchas de las leyes que fueron aprobadas como la del referendo revocatorio.
Tendrá la Ley y la Justicia la última palabra?, roguemos para que así sea, caso contrario estaremos expuestos al sometimiento total. (de www.hoybolivia.com)