Páginas vistas en total

viernes, 29 de agosto de 2008

afp (la agencia noticiosa mejor informada) ha puesto de relieve la resistencia al derecho prorroguista


cambio para evo significa prorroguismo. se considera insustituíble y desea quedarse al menos diez años más, nos recuerda a tantas promesas de prorroguismo. dónde están ahora los dictadores?

LA PAZ (AFP) — La decisión del presidente de Bolivia, Evo Morales, de convocar para el 7 de diciembre un referendo para aprobar una reforma constitucional generó un fuerte rechazo en cinco departamentos del país, los que ya habían anunciado que no permitirían la consulta.
Morales convocó el jueves por la noche a ese referendo para aprobar un proyecto de Constitución -considerado ilegítimo por la oposición- que da un poder renovado a los indígenas, estatiza los recursos naturales, privilegia una reforma agraria y permite la reelección del presidente.
Un segundo referendo debe fijar la extensión máxima de las propiedades privadas (5.000 ó 10.000 hectáreas), y la medida que sea aprobada será anexada a la Constitución. Esta medida apunta en particular a las grandes extensiones agrícolas de Santa Cruz, el departamento que más oposición hace al mandatario.
Los prefectos y dirigentes cívicos de Santa Cruz, Tarija, Chuquisaca, Beni y Pando -los cinco departamentos bolivianos que resisten a Morales- están reunidos este viernes para discutir los pasos a seguir pero ya desde el miércoles habían acordado que no permitirían que el referendo se realice en sus territorios.
"Se ha llegado al acuerdo de que en caso de que el gobierno quiera imponer su ilegal referendo, los cinco departamentos no admitirán su realización en sus territorios", anunció el prefecto de Tarija, Mario Cossío, en nombre de todos los prefectos (gobernadores) rebeldes.
Tras la decisión del gobierno de convocar al referendo las protestas se hicieron oír casi de inmediato.
"Rechazamos las políticas que quiere imponer el gobierno a través de un decretazo", sentenció el secretario general de la prefectura de Santa Cruz, Rolando Aguilera, brazo derecho del prefecto Rubén Costas -considerado el principal opositor de Morales-.
Para Carlos Klinsky, un diputado de Santa Cruz que es fuerte opositor al gobierno, "el decreto emitido por el presidente es ilegal, inconstitucional y va a generar mucha violencia. Vamos a iniciar acciones legales y también acciones desde las calles".
Alberto Melgar, presidente del Comité Cívico del departamento amazónico Beni, señaló al diario paceño La Razón que "haremos un llamamiento a la desobediencia civil y al incumplimiento de ese decreto".
Según Wilson Bersatti, funcionario de la prefectura de Pando, en su región "no se la va a reconocer y va a haber resistencia y desobediencia civil a esa Constitución".
El sociólogo francés Franck Poupeau dijo a la AFP que "la ley de tierras los propietarios no pueden aceptarla, sería un gran costo para el poder local que tienen".
Los grandes propietarios de Santa Cruz o Beni, que poseen en algunos casos decenas de miles de hectáreas de soja, serían particularmente afectados.
El conflicto entre el gobierno y las regiones tiene otros dos puntos neurálgicos: Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija aprobaron entre mayo y junio por referendo estatutos autonómicos que no son reconocidos por el gobierno.
Igualmente hay una disputa porque en 2007 el gobierno recortó a las regiones unos 166 millones de dólares anuales correspondientes a un impuesto del gas.
Esta semana hay bloqueos de rutas en las regiones opositoras para que el gobierno regrese esos recursos.
Las regiones propusieron esta semana un diálogo a través de la OEA y la Iglesia Católica, pero dos intentos previos de acercamiento entre el presidente y las autoridades regionales fracasaron de manera estrepitosa.
El politólogo francés Hervé Do Alto dijo a la AFP que "existe una voluntad del gobierno de pasar a la ofensiva". "La relación de fuerzas parece desfavorable" a los gobernadores opositores a Morales, agregó.
Como colofón, la nueva Constitución le daría posibilidad al presidente de mantenerse por un largo período en el poder.
Como el período actual no contaría, Morales podría ser elegido en 2009 (cuando se celebraría una nueva elección presidencial) para un primer período y ser reelegido en 2014, con lo cual se quedaría hasta 2019.