Páginas vistas en total

viernes, 26 de septiembre de 2008

consiguió evo su objetivo de poner en la calle miles de alteños que exportaban

la noticia está publicada por todos lados, más o menos en los mismos términos: La temida noticia por cientos de pequeños industriales, prinicipalmente de El Alto, ya se hizo realidad: Bolivia perdió las preferencias arancelarias con Estados Unidos y la fecha final para el cierre es el 31 de diciembre de este año.
Fue el propio presidente de Estados Unidos, George W. Bush, quien propuso este viernes la suspensión de las preferencias arancelarias unilaterales que Estados Unidos otorga a Bolivia, informó la Casa Blanca.
"Propongo suspender la designación de Bolivia como un país beneficiario de la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas (Atpdea)" , dijo Bush a través de un memorando transmitido a la prensa por la Casa Blanca.
Dado que es un beneficio unilateral que concede Estados Unidos a los países andinos, su Gobierno puede interrumpirlo libremente.
El presidente anunció la medida en una declaración enviada a su representante de Comercio Exterior, Susan Schwab, en la que le pide que comience el proceso legal para la suspensión de esas ventajas aduaneras.
Su eliminación no será inmediata, sino que ahora se abrirá un período de comentarios públicos, tras el cual habrá una audiencia pública sobre el tema.
"Las acciones recientes de la administración de (Evo) Morales en relación a la cooperación en el combate a los narcóticos no son las de un socio y no cumplen las normas de este programa", dijo Schwab en un comunicado.
La Atpdea permite a Ecuador, Bolivia y Colombia ingresar productos al mercado estadounidense sin aranceles a cambio de su cooperación en la lucha antidrogas.
La propuesta de enmienda a la ley del Atpdea formulada por el mandatario debe aún ser revisada por el Congreso estadounidense, que es la instancia que en definitiva resuelve sobre esta norma comercial.
En su comunicado, Schwab justificó la decisión de interrumpir los beneficios arancelarios recordando la expulsión por parte del Gobierno de Morales de representantes de la Agencia de Desarrollo Internacional de EEUU (AID, en inglés) y de la Dirección de Control de Drogas (DEA) de las principales áreas de producción de coca del país.
También apuntó la subida "notable" de la producción de cocaína, el "fracaso" del Gobierno a la hora de acabar con el mercado ilícito de coca y su política en favor de aumentar los cultivos legales de ese arbusto.
Perder las preferencias arancelarias le significará a Bolivia la pérdida de al menos 50 mil empleos directos y el cierre de cientos de microempresas ubicadas en el El Alto.
Además, dejará de percibir una ayuda para la lucha contra el narcotráfico de unos 100 millones de dólares anuales, recursos que, ahora, en parte tendrán que salir del TGN, lo que abre una nueva brecha en los gastos estatales.