Páginas vistas en total

martes, 30 de septiembre de 2008

las autonomías fueron el resultado de la voluntad del pueblo, asegura centa reck en su artículo visionario

Razones para no pactar

...si somos sinceros se tendría que adelantar que mientras evo morales esté en el poder, no habrá la autonomía que hemos soñado...


Pactar a esta altura del partido y con la constitución que ha fabricado el MAS no es ninguna solución. Sabemos que las cosas no resultaron como esperábamos porque los síntomas son como los del resfriado y pocas veces se detiene un resfriado cuando el virus ya entró en el organismo.
Las autonomías ya padecen gripe y no es un mayarito cualquiera sino una verdadera peste de esas que azotaron a la humanidad en el medioEvo.
La euforia de expansión autonómica reventó como una burbuja de aire en la medida que no se planteó una estructura que las afirme y sustente como las vigas de fuerza que debían sostener la construcción de un proyecto que tendría que haber sobrevivido al terremoto masista.
Las autonomías se construyeron a fuerza de puro entusiasmo, del civismo de la gente que asistió a los cabildos, que puso el voto las veces que se les solicitó que lo hicieran, que soñaron con entroncar en un proyecto democrático, liberador y verdaderamente respetuoso de las diferencias culturales y de visiones que definitivamente no pueden seguir siendo negadas en Bolivia.
Fallaron las vigas de fuerza y los cimientos porque estos eran los elementos que se tenían que jugar a la hora de los embates y del huracán. Esta es la razón por la que debemos pedir ahora a nuestra dirigencia que medite seriamente lo que les toca hacer en el momento de las definiciones, pues sería lamentable que el proyecto por el que apostamos no sólo no se cumpla sino que además sirva de mortaja y nos entierre.
Si somos realistas se tendría que adelantar a los departamentos que quedan de la Media Luna que no habrá autonomías departamentales, por lo menos no mientras dure el régimen de Morales. Este sinceramiento nos dará una dimensión real para no seguir entrampándonos en el plano virtual de las promesas y retóricas políticas que hacen vivir a los pueblos de ilusiones para irlos hundiendo poco a poco en la ignominia y el abandono.
Si nuestra dirigencia es sincera tiene que confesar que no hay posibilidad real de concretar las autonomías departamentales, mucho menos trasplantándolas en el cuerpo enfermo de la constitución masista. Meter las autonomías en ese cuerpo ilegal, antidemocrático, racista no sería un error, sería un crimen hacia nuestros pueblos ya tan sufridos, vapuleados y agredidos en el presente. Sería un acto de irresponsabilidad, una bofetada sobre la paliza, una violación de principios, una puñalada certera.
La sinceridad es el valor que puede en este momento detener el desconcierto que a veces se imponen y que nos lleva a crujir, a sentir frío, soledad, terror a que nos traten de manera indiferente.
Un pacto en las presentes condiciones solo constitucionalizaría la dictadura, se convertiría en la firma de la sentencia. Ese es el motivo por el que en nombre de los ciudadanos con los que conversamos a diario, aquellos que se preguntan en el cruce de las calles cuál será su suerte, qué harán con ellos, a qué destino los están encaminando, planteamos que no se puede entroncar el proyecto autonómico dentro de una constitución que nada tiene que ver con la visión democrática, social y de derechos que profesan los pueblos sanos.
Los miembros de Podemos, ya comenzaron con sus globos de ensayo que van desde plantear que no permitirán que se apruebe el texto al que ellos mismos han revivido tantas veces por respiración boca a boca, hasta plantear que si están todas las regiones de acuerdo apoyarán el pacto, que viabilizará en la Cámara de Senadores los acuerdos que puedan alcanzar entre el Poder Ejecutivo y los prefectos para superar la crisis política que enfrenta el país.
Señores, sujetémonos a los principios, mostremos la cuna en que hemos nacido respetando códigos de honor y valores que no se miden por el dinero y el acomodo.
“Tengan la plena seguridad que todos los acuerdos que se hagan en Cochabamba los vamos a respetar porque están las regiones, excepto el departamento de Pando. Las regiones del país están participando, está el Congreso y los jefes de bancada de las fuerzas políticas con representación”, aseguró el Senador Pinto, sin preguntarse ni reflexionar porque Pando no está presente, sin quejarse ni reclamar por la suerte de Pando y de Leopoldo cazado por el gobierno como un bicho, contando con la complicidad de quienes creen que se pueden hacer pactos como mercaderes en la puerta del templo.
Nosotros planteamos que no es lícito hacer ningún tipo de cálculo mientras tengamos a un hombre y un departamento presos, injustamente.