Páginas vistas en total

martes, 16 de septiembre de 2008

no he ordenado la aprehención del prefecto aclaró el fiscal general de la república

la tercera de santiago ha hecho un seguimiento de la noticia en bolivia y nos ofrece una crónica bastante imparcial, parte de la cual reproducimos por su innegable importancia:

Sin embargo, el fiscal general de la República, Mario Uribe, aseguró a radio Erbol que él no ordenó esta detención y que fue "de absoluta responsabilidad de las autoridades que tomaron esa decisión".
El Ejecutivo de Evo Morales pidió 30 años de prisión para el prefecto pandino por instigar el violento enfrentamiento armado entre civiles ocurrido el 11 de septiembre en la zona de la localidad de Porvenir, donde al menos 15 personas murieron y más de cien se encuentran desaparecidas.
Hoy, el gobierno explicó que la detención de Fernández obedece a que ha incurrido en desacato al estado de sitio y defendió la constitucionalidad de la decisión.
La captura del gobernador pandino provocó la interrupción de las reuniones que mantiene el Ejecutivo con sus opositores regionales para concretar un proceso de diálogo que permita resolver la conflictiva situación que vive Bolivia.
Desde el pasado sábado, el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, y el representante de los autonomistas, el prefecto de Tarija, Mario Cossío, intentan consensuar un documento de preacuerdo que siente las bases de la eventual negociación entre las partes políticas en conflicto. Pero al conocer la noticia de la aprehensión de su colega, Cossió abandonó el Palacio de Gobierno de La Paz.
"La negociación se inauguró con estado de sitio y se cierra (hoy) con una detención... El diálogo no ha muerto pero agoniza. Tenemos que hacer consultas con todos los prefectos y dirigentes cívicos qué postura vamos a tomar", dijo Cossío en el aeropuerto de Viru Viru de la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra, tras lo que agregó "esperemos que el Presidente reflexione sobre el impacto de su decisión en la última oportunidad que había de pacificar para construir un gran acuerdo nacional".
Roberto Ruiz, un senador tarijeño que asisitó con Cossío a las reuniones, confirmó que el proceso quedó "suspendido, aunque no roto". Explicó que el prefecto opositor y su delegación están retornando a su región para estudiar el asunto de la detención, a la cual el senador opositor calificó como "acto abusivo y arbitrario", máxime cuando estaba "prácticamente listo el documento" sobre las bases del diálogo.
Tras insistir en que no se han roto las conversaciones, Ruiz afirmó que "la inmediata liberación del prefecto Fernández significaría la inmediata firma del acuerdo de pacificación nacional".
La detención de Fernández provocó una manifestación espontánea en su apoyo en la oriental ciudad de Santa Cruz, donde el Comité Cívico de la ciudad exigía su liberación al tiempo que sugería a los ciudadanos "no caer en las provocaciones" y continuar el diálogo con el gobierno central.
En La Paz, antes de quedar en suspenso la reunión, el Presidente Evo Morales afirmó que ese documento de trabajo aún sin cerrar "puede ser una base para seguir dialogando", pero anunció que lo revisará con los movimientos sociales que le apoyan.
Los principales temas de controversia entre Gobierno y opositores son el reparto territorial de las rentas petroleras, la nueva Constitución que impulsa Morales y el régimen autonómico que defienden los líderes de Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija y Chuquisaca.
Morales se incorporó a las conversaciones con sus opositores ahora interrumpidas tras regresar de la Cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), reunida ayer en Santiago de Chile.