Páginas vistas en total

martes, 21 de octubre de 2008

díez horas ininterrumpidas de discusión para aprobar la convocatoria a un referendum sobre la CPE. todos quedaron agotados. la bbc lo muestra así:

En Bolivia, las grandes decisiones políticas se celebran cantando el himno nacional en el Parlamento y bailando ritmos populares en las calles aledañas. Todo eso y más ocurrió este martes en La Paz, luego de que el Congreso aprobó la convocatoria a referendo constitucional.

Acto seguido, el presidente Evo Morales promulgó la ley ante miles de simpatizantes que permanecieron en vigilia desde este lunes en las afueras del Congreso.
La consulta sobre el proyecto de Constitución Política del Estado (CPE) se celebrará el 25 de enero del próximo año y, según las previsiones del propio Congreso, se convocará a elecciones generales para diciembre del mismo año.
El presidente Evo Morales podrá postular nuevamente a la presidencia y, si gana, permanecerá en el poder hasta 2014.
Ese fue el punto más conflictivo y fue resuelto en un acuerdo alcanzado este lunes entre oficialismo y oposición, con el que el sistema político pretende poner fin a la crisis política del país.
Una vez más
Morales declinó su inicial idea de postular a la reelección dos veces consecutivas y sólo lo hará una vez, es decir, en diciembre del próximo año.

Los seguidores de Morales esperaron desde el lunes la noticia.Pero antes, el 25 de enero, los bolivianos decidirán si están de acuerdo o no con el proyecto de Constitución Política del Estado que fue elaborado por la Asamblea Constituyente y que fue modificado por el Congreso Nacional en las últimas horas para permitir el voto de los opositores.
El lunes de la semana pasada, miles de campesinos, mineros, cocaleros, colonizadores y otros sectores afines a Evo Morales iniciaron su marcha hacia la ciudad de La Paz desde una población llamada Caracollo ubicada a unos 200 kilómetros de distancia.
Esa marcha, que en la primera y en la última jornada estuvo encabezada por Evo Morales, llegó a primeras horas del lunes a las puertas del Congreso, precisamente, en el momento en que los cuatro partidos con representación parlamentaria alcanzaban el acuerdo.
Al amanecer de este martes, Morales tuvo que tomar el micrófono para calmar a sus bases que, cansadas de tanto esperar y de escuchar discursos de congresistas, amenazaron con tomar por la fuerza el Parlamento.
Se acercaba el medio día y la impaciencia volvía a cundir entre los vigilantes campesinos. Se escucharon detonaciones de dinamita y otra vez Morales tomó el micrófono para pedir paciencia y esperar que el Congreso apruebe la convocatoria al referendo.