Páginas vistas en total

martes, 30 de diciembre de 2008

el anticuado truco de inventarse atentados para engañar a los ignorantes es analizado por Centa Reck con precisión

El círculo del poder

Si hacemos un recuento de la preocupación del Presidente por su seguridad podemos tener un registro de un promedio de tres alertas rojas lanzadas cada año. Los anuncios de Magnicidio se dan de diferente manera, tenemos que admitir que hay una relativa innovación en el libreto, aunque el tema central es siempre el mismo, una advertencia sobre la posible eventualidad de que Evo Morales sufra un atentado.
El libreto tampoco es novedoso, porque es una réplica del que ha utilizado hasta el cansancio Fidel Castro en Cuba y que también fue incorporado por Hugo Chávez durante sus más de diez años en el poder.
Sabemos por otro lado que Evo Morales se preocupó por su seguridad desde que era diputado y ya estaba en posesión del libreto por lo que cada tanto anunciaba supuestos planes para asesinarlo. Cuando accedió a la presidencia, la preocupación por su seguridad se hizo más patente por lo que desde el inicio solicitó ayuda a Cuba y Venezuela para registrar la casa presidencial de San Jorge: "Personalmente tengo miedo estar ahí; espero que no haya ninguna trampa. Cómo podemos saber encontrar algunos, tal vez, micrófonos instalados ahí", afirmó Evo Morales, después de jurar a la Presidencia.
Un episodio tragicómico fue el apresamiento de dos jóvenes que caminaban por inmediaciones del Cine Center en Santa Cruz con un arma vieja y destartalada al que la inteligencia del gobierno transformó en un arma de largo alcance y con mira telescópica para supuestamente acabar con la vida del Presidente. En aquella ocasión la prensa se encargó de desnudar la ridícula e infantil historia que el Ministerio de Gobierno no se había pasado ni siquiera el trabajo de "producir" para que se parezca a un plan de Magnicidio. Esta es la razón por la que el gobierno decidió acabar con la prensa libre que en reiteradas ocasiones le ha mostrado sus falacias.
Es tanta la pereza mental y la mediocridad del gobierno, que no ha hecho otra cosa que tomar el libreto del Castrocomunismo, considerando que es más fácil engañar al pueblo contándole historias inventadas, para que las reproduzca una prensa sumisa y oficialista, antes que tomarse el trabajo de hacer las cosas bien y gobernar como corresponde. Al cabo de tres años de gobierno el Ejecutivo ha vuelto a anunciar que supuestamente la DEA habría intentado asesinar al presidente.
Mientras nuestros pueblos se debaten en una inseguridad que raya en la tragedia, mientras suman los asaltos a mano armada y la reincorporación de la corrupción se superpone a la privación de la libertad por razones políticas. Mientras avanza el crimen organizado y se hace normal que a los ciudadanos se les quite la vida en plena vía pública sin que esto produzca alarma en el gobierno, la supuesta conspiración contra el Presidente es motivo de una conmoción que toma repercusiones internacionales.
Llegando a este punto del análisis nos preguntamos ¿hay personas de primera y de segunda? ¿dónde está la igualdad que propugna el Socialismo del Siglo XXI que se muestra enloquecido por imponerse en el poder? ¿Por qué pueden morir muchos ante la indiferencia y se hace tanto escándalo por supuestos e improbados atentados contra la persona del Presidente?
No es que seamos irreverentes, pero las desigualdades lastiman. Las mentiras lastiman, mucho más cuando se usan como un anzuelo para otros fines y propósitos. Y sabemos que esta versión del pastor que grita "el lobo, el lobo" tiene el objetivo de debilitar a la oposición, de crear un enemigo interno donde sólo hay ciudadanos tratando de llevar una vida lo más normal posible, pese a las condiciones de inseguridad, la inestabilidad reinante y la amarga realidad de que emitir una opinión contraria al régimen puede provocar que a un ciudadano se lo prive de su trabajo o provoque persecuciones que pueden llegar incluso a una privación de la libertad.
La ceguera que padece el gobierno está llevando a que pretenda hacer a Bolivia a su medida. Este es el motivo por el que se ha tomado el camino de la desintitucionalización que ahora ha terminado por descabezar al Contralor General de la República, cerrando así el círculo del poder que se ha apoderado de las instituciones y las ha puesto en manos de sus propios partidarios y afines para no tener control alguno. Esto llevará a que procreen los abusos y se profundice la crisis política y de transparencia en lugar de subsanarlas.