Páginas vistas en total

lunes, 29 de diciembre de 2008

en que los periodistas sufrieron 241 agresiones, encarcelamiento, humillaciones, despidos, el 2008 no pudo ser peor para un gremio democrático

Una canción que solíamos escuchar en las radioemisoras locales, cuando nuestro departamento todavía era un pueblo grande y polvoriento decía: "Yo no olvido el año viejo porque me ha dejado cosas muy buenas...". Lastimosamente no podemos corear este estribillo porque en realidad el año 2008 nos está dejando hechos impactantes que con seguridad tendrán graves secuelas y cicatrices en la historia del Oriente boliviano.
Podemos decir que el año 2008 concluye en medio de un período de turbulencia, signado por la violencia y por el apresamiento de ciudadanos por razones políticas. Hasta el mes de octubre del año que termina, la Fundación de Derechos Humanos de Bolivia (HRF) contabilizó 21 ciudadanos detenidos de manera irregular por el gobierno de Evo Morales Ayma. Detenciones realizadas en la persona de dirigentes y cívicos de la Media Luna, que fueron secuestrados, confinados y puestos en prisión a raíz de las confrontaciones ocurridas en septiembre y que dieron lugar a más de una veintena de muertos, a que se dicte Estado de Sitio en el departamento de Pando, a que se tome prisionero al prefecto Leopoldo Fernandez y se inicie una etapa de persecuciones.
Posteriormente se han realizado otras detenciones en la persona de tres cívicos de Tarija, de un dirigente Chuquisaqueño y de cuatro jóvenes cruceños de la Unión Juvenil.
Otro de los aspectos altamente impactantes y además muy cuestionables son los ataques a la prensa que han surgido desde el seno mismo del Gobierno y muchos de ellos iniciados por amenazas emitidas por el propio Presidente de la República. La Asociación Nacional de la Prensa (ANP) ha contabilizado 241 agresiones a la prensa de nuestro país. Recordemos que actualmente se encuentra en prisión el periodista riberalteño Jorge Melgar y que el periodista Rafael Ramirez del diario la prensa fue duramente ridiculizado por el presidente Morales en una conferencia de prensa realizada en el Palacio de Gobierno.
Del mismo modo, atendiendo a los atropellos e irregularidades que se vienen cometiendo en la región contra el periodismo, la Sociedad Interamericana de la Prensa (SIP) denunció que los periodistas latinoamericanos se encuentran bajo graves amenazas y que por esta razón el año 2008 puede considerarse como un periodo trágico para el periodismo en el continente, razón por la que se ha decidido a prestar también una mayor atención a la situación que se encuentra enfrentando el periodismo en Bolivia.
Confirmando la animadversión que el gobierno actual ha desarrollado frente a la prensa libre, el presidente Evo Morales anunció la noche del sábado que el Estado boliviano tendrá su propio diario para difundir supuestamente "la verdad" insistiendo de esta manera que los medios de prensa privados no comunicarían "la realidad" y estarían distorsionando los hechos.
Esto nos lleva a ver claramente que el gobierno tiene planes que van por un camino de restricciones de las libertades y derechos de los ciudadanos, entre los que por supuesto está la libertad de expresión y la prensa libre; situación que se ha vuelto patéticamente visible en la medida que hay periodistas que están siendo amenazados y censurados a través de una permanente presión ejercida sobre los medios de comunicación en los que tienen sus espacios de opinión algunos analistas críticos al gobierno. Esto estaría ocasionando que estos periodistas resulten despedidos o que no se les extiendan los contratos. Es el caso de Carlos Valverde que con su programa "Sin letra chica" tiene llegada a todo el país.
Podemos prever que este asedio entre otros, con seguridad se incrementará después de una eventual aprobación del proyecto de CPE del MAS que será sometido a referendum el 25 de enero próximo.
No será fácil olvidar el año viejo, porque puede habernos dejado una cabra, una yegua blanca y hasta una buena suegra, pero sin lugar a dudas no nos ha dejado cosas muy buenas. (es un escrito de Centa Reck publicado en Hoy Bolivia)