Páginas vistas en total

lunes, 8 de diciembre de 2008

qué cinismo! de acusado se convierte en acusador por obra de magia. se olvida que el general lópez posee, placas de los 33 camiones, etc.

Evo junto a “su protegido”, el impune ministro Quintana.

La corrupción con aval presidencial.
Resulta hasta grotesca la forma en la que el presidente Evo Morales sigue hablando de lucha contra la corrupción mientras su ministro favorito hace de las suyas y por arte de birlibirloque pasa de acusado a acusador y, es más, se coloca más allá del bien y del mal proclamando que no se someterá a investigación alguna, sencillamente porque no le da la gana.
La arrogancia con la que actúa el ministro Juan Ramón Quintana a pesar de la contundencia de las acusaciones en su contra, solo se puede explicar por el respaldo que le da el presidente Evo Morales, debido a que ilícitos como la corrupción y el contrabando no son la excepción sino la regla en el actual gobierno.
Como ya es su costumbre, Quintana intentó escapar hacia delante y en un lamentable programa difundido por Canal 7 y radio Patria Nueva -medios al servicio del gobierno- dijo lo que quiso ante la complacencia de dos pretendidos “periodistas”, que solo atinaban a darle argumentos al ministro cuando este ya no encontraba que decir para justificar sus actos delincuenciales.
Decir que se reunió con contrabandistas para evitar conflictos sociales en vísperas del referéndum revocatorio -hay que reconocer-, a muy pocos se les hubiera ocurrido y se debe recordar que por la política boliviana han transitado ejemplares que se caracterizaron por tener un cuero de rinoceronte. Pobrecitos de ellos, Quintanita les ganó sin atenuantes por goleada.
Anunciar nuevos juicios contra el prefecto Leopoldo Fernández para tapar las acusaciones en su contra, muestra también un cinismo digno de encomio. Hacerlo, además, sin ponerse rojo, significan nuevos puntos a su favor.
Pero también es evidente que Juan Ramón tiene en el gobierno dignos competidores que podrían fácilmente emularlo en cuanto a cinismo y sinverguenzura se trata, entre ellos el propio Evo que sigue proclamando a los cuatro vientos su intención de luchar contra la corrupción pero eludiendo muy sutilmente cualquier alusión a su favorito.
Por otra parte, el ministro de Defensa Walker San Miguel sale en rauda defensa de su colega de gabinete indicando que toda persona es inocente hasta que no se demuestre su culpabilidad pero considera, a la vez, que toda persona es culpable hasta que no se demuestre su inocencia cuando se trata de dirigentes cívicos opositores.
“Toda persona es inocente hasta que no se demuestre su culpabilidad”, es sin duda, uno de los preceptos jurídicos básicos imperantes en toda sociedad que se considere medianamente civilizada y lo era también en Bolivia hasta que el gobierno del MAS consideró que la única ley que debía tener vigencia es la ley del más fuerte o cuando a alguien se le ocurrió que la “justicia comunitaria”, se adecuaba mejor a nuestros usos y costumbres.
Ahora, de acuerdo al concepto jurídico masista, toda persona es culpable mientras no demuestre su inocencia, lo que en buen romance significa que se es culpable de entrada si se es opositor o si se discrepa con el gobierno.
Por el contrario, si se es masista y, mejor aún, miembro del gobierno, no solo se presume la inocencia, sino que se la demuestra y aquí no hay tu tía y cartuchera al cañón. Sin duda se trata de un aporte de invalorable importancia al Derecho que debiera ser tomada muy en cuenta por los jurisconsultos de todo el mundo.
Lo cierto es que el angelito de Juan Ramón está metido en un buen lío que en cualquier país hubiera ocasionado su inmediata destitución o, en el mejor de los casos, su renuncia sobre el pucho.
Sin embargo, el favorito e intocable que sabe que la mejor defensa es un buen ataque, se apresuró a ir a Pando para, como es su costumbre, acallar mediante el chantaje, la extorsión y la amenaza cualquier versión que pudiera reforzar las ya abundantes pruebas que existen en su contra.
Es que definitivamente Quintana ha hecho de Pando su feudo particular (aunque, por lo visto, no esta solo en el negocio) que le está dando jugosos dividendos los que no soltará tan fácilmente. Sus malas artes se están dejando sentir en el propio MAS y es conocido que los pocos miembros del partido gobernante que se han pronunciado contra las prácticas corruptas del ministro Corleone, están siendo objeto de todo tipo de amenazas.
El exconstituyente Román Loayza ha sido amenazado en forma personal por Quintana quien le ha advertido que de continuar con sus críticas debería atenerse a las consecuencias. Es el “cambio revolucionario” prometido por Evo y el MAS.¡viva la impunidad! (Palo Santo)