Páginas vistas en total

martes, 21 de abril de 2009

mostrándose tal cual es, sin respeto por los demás el originario está enojado porque reclaman por sus muertos Irlanda Croacia y Hungría. "No fastidien



El presidente Evo Morales cerró, este martes, toda posibilidad de abrir una investigación internacional sobre el operativo policial en el que murieron dos ciudadanos europeos y el boliviano-húngaro Eduardo Rozsa Flores la semana pasada en Santa Cruz y calificó como "muy grave" que los gobiernos de Croacia, Hungría e Irlanda intenten defender a los presuntos terroristas abatidos que respondían a esas nacionalidades.
"Si son autoridades, instituciones de Croacia, Hungría e Irlanda no tienen ninguna autoridad para pedir" una investigación", dijo el Jefe de Estado, durante una rueda de prensa a la que sólo fueron invitados periodistas de medios internacionales acreditados en Palacio Quemado.
En tono molesto, Morales advirtió que esos países "no tienen ninguna autoridad" para pedir informes de "semejante gente que viene aquí a atentar contra el presidente".
"Es muy grave, yo puedo pensar que ellos entonces son los que han mandado acá a atentar contra la democracia. Muy grave.
Soy capaz de procesarlos a ellos. Es mi deseo, pero no soy jurista".
En la madrugada del jueves 16 de abril fueron abatidos por la Policía el irlandés Dwayer Michael Martin, el rumano de origen croata Magyarosi Arpak y el boliviano-croata de origen húngaro Eduardo Rózsa Flores, supuestos terroristas que planeaban matar a Morales.
En el operativo también fueron detenidos el boliviano-croata Mario Tadic Astorga y el húngaro Elöd Tóaso, que se encuentran en prisión preventiva en el penal de San Pedro de La Paz.
REUNION CON QUINTANA: Representantes de Irlanda llegaron a La Paz para pedir información que aclare la muerte de Michel Martín y con ese objetivo se reunieron este martes de forma reservada con el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quitana, en su condición de Canciller interino, en el Palacio de Gobierno.
Para el gobierno húngaro, sin embargo, "no se puede excluir" la posibilidad que los muertos en el operativo "sean víctimas de las luchas políticas internas".
Morales aseguró que "no tiene miedo" a una investigación internacional sobre lo sucedido y aseguró que en Bolivia no se manejan "cosas ocultas" y que en su administración "no expertos para acciones encubiertas".
"Lo que nos interesa es saber quién financia, quién los contrata porque no trabajan gratis".
Hasta la fecha sólo hay una solicitud oficial de la policía local a la oficina de la Interpol en Lyon, Francia, para que pueda facilitar antecedentes y el movimiento migratorio de los supuestos terroristas.