Páginas vistas en total

viernes, 24 de abril de 2009

palo santo está viendo en los tres muertos, en las torturas y desplazamiento de tropas a SC lo implacable e inmisericorde del masismo

Implacable e inmisericorde será el gobierno con todos aquellos que considere “terroristas” o “separatistas” es decir aquellos que manifiestan alguna divergencia con el gobierno. Lo dijo el vicepresidente Alvaro García Linera y no existen motivos para que no se lo deba tomar en serio. Los cadáveres de tres personas acribilladas en un hotel de Santa Cruz dan cuenta de ello y el desplazamiento militar al oriente también.
Sin embargo es interesante hacer notar que si los gobiernos “neoliberales” hubieran sido implacables
e inmisericordes con el actual vicepresidente, es seguro que a estas horas no contaría el cuento y no podría lanzar bravuconadas amparado en su situación de poder.
García Linera fue parte del Ejército Guerrillero Tupac Katari (EGTK) y según sus propias palabras andaba con el fusil bajo el poncho. Este grupo fue autor de asaltos y atentados contra personas y bienes del país.
Los gobiernos “neoliberales” respetaron los derechos de
García Linera. Cuando fue sorprendido comprando armas con el producto de uno de los asaltos no fue acribillado a mansalva sino que fue llevado a un juicio y enviado a la cárcel de donde salió para proyectarse a la vida política participando como analista en medios de comunicación privados de los cuales abomina en la actualidad.
Ciertamente resulta curioso que una persona que tiene la trayectoria de
García Linera proponga métodos tan expeditivos para eliminar en el Estado Plurinacional, a personas que de manera real o inventada propugnan métodos violentos para la práctica política o que según su razonamiento estén buscando la división de Bolivia. Queda claro que no se trata de una defensa del terrorismo ni de algún proyecto separatista, sino de hacer notar una de las tantas incongruencias en el segundo mandatario del país y en alguien que se precia de ser un gran intelectual.
El culebrón surgido a partir del supuesto intento de “magnicidio”, los esfuerzos para mostrar a la población un guión más o menos digerible y el ministro Alfredo Rada metiéndose autogoles con una habilidad envidiable, pese a todo le sirve al gobierno, ya que la población ha dejado de lado, por el momento, el tema de la corrupción estatal y especialmente el caso YPFB y no cabe duda que Santos Ramírez y su entorno, deben sentirse muy aliviados.
Hay diversas formas de tapar la corrupción y una de ellas es desviar la atención sobre los hechos cometidos y trasladarla hacia otros aparentemente más espectaculares. La vieja táctica goebbeliana que el gobierno utiliza de forma tan asidua.
Se evidencia también que ante la imposibilidad de lograr credibilidad hacia la tesis del “magnicidio” el gobierno rápidamente ha introducido cambios en el libreto y ahora habla del “separatismo” cruceño vinculado al terrorismo, con la evidente intención de echar lodo a las reivindicaciones autonomistas de la región.
En esa búsqueda de algún sustento para sus teorías conspirativas, el gobierno se ha encontrado con una entrevista realizada a Eduardo Rozsa por un periodista húngaro y es evidente que aún en la sesgada traducción oficialista, no se habla de un “magnicidio” ni tampoco de atentar contra el gobierno legalmente constituido.
Por otro lado, la tan mentada “lista” de personalidades del gobierno que supuestamente habrían sido marcadas para ser “acribilladas” por el supuesto grupo terrorista, tampoco aparece hasta ahora.
En suma, la tesis gubernamental inicialmente del “magnicidio” y luego del “separatismo” tiene un solo objetivo: arrinconar cualquier movimiento de oposición que represente un obstáculo para el plan hegemónico de
Evo Morales. Al parecer, el gobierno esta decidido a “pandinizar” (someter a la población civil al control militar como hizo en Pando) al resto de regiones autonomistas y está enviando al departamento de Santa Cruz miles de efectivos militares del occidente supuestamente para resguardar las fronteras y mejorar la lucha contra la delincuencia y el narcotráfico.