Páginas vistas en total

domingo, 12 de abril de 2009

penetrando con estilete a fondo de la realidad, cayo salinas de Los Tiempos, revela el leif motiv de la huelga. el miedo a perder la mañoza elección!

No im­por­ta si el frau­de es una rea­li­dad y si el que se pien­sa po­dría acon­te­cer en di­ciem­bre se con­su­ma. Lo que in­te­re­sa es que Evo se mues­tre an­te el mun­do co­mo el go­ber­nan­te in­dio (sin ser­lo) más po­pu­lar del Con­ti­nen­te, (al­gu­nos tor­pes lo han com­pa­ra­do con Man­de­la)
Cru­da nues­tra rea­li­dad. Qué im­por­ta que la po­bre­za se in­cre­men­te, que la gen­te no ten­ga tra­ba­jo, que los pre­cios de la ca­nas­ta fa­mi­liar au­men­ten pe­rió­di­ca­men­te, por ano­tar al­gu­nos as­pec­tos no me­no­res y, otros, co­mo por ejem­plo, la fal­ta de in­ver­sión ex­tran­je­ra, el in­cre­men­to del nar­co­trá­fi­co, la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción del frau­de elec­to­ral y de la co­rrup­ción, si fren­te a aque­llos, tie­nen ma­yor re­le­van­cia as­pec­tos de cor­te po­lí­ti­co don­de im­por­ta más el show me­diá­ti­co y las ac­cio­nes de he­cho fren­te a la ley y a la sa­lud de la de­mo­cra­cia.
Cer­car el Con­gre­so, ame­na­zar con ha­cer­lo e in­clu­so, anun­ciar su cie­rre, no son más que tra­mo­yas di­ri­gi­das a con­fi­gu­rar un cua­dro de si­tua­ción fal­so e irreal. Lo cier­to es que al Go­bier­no le da pá­ni­co se en­ca­re una au­di­to­ría al Re­gis­tro Ci­vil de las per­so­nas y al Pa­drón Elec­to­ral exis­ten­te en la ba­se de da­tos de la CNE. Ese el te­ma de fon­do. No la pe­ro­ra­ta de que los de­re­chis­tas, neo­li­be­ra­les y ra­cis­tas es­tén en de­sa­cuer­do con la rea­li­za­ción de las elec­cio­nes de di­ciem­bre. Na­da más si­mu­la­do y va­no. Por eso Evo se de­cla­ra en huel­ga de ham­bre, pa­ra dar un gol­pe me­diá­ti­co fren­te al ver­da­de­ro meo­llo del pro­ble­ma, al te­ma de fon­do, que no es otro que la in­du­bi­ta­ble exis­ten­cia de irre­gu­la­ri­da­des en el re­gis­tro de per­so­nas que per­mi­tie­ron que ¡ha­ya frau­de!. Eso lo sa­ben los chi­cos del MAS, por­que se sos­pe­cha que ga­na­ron con frau­de, por­que se de­ja­ron pi­llar y por­que más de un es­tu­dio se­rio así lo ha acre­di­ta­do.
Por tan­to, re­sul­ta có­mo­do ha­cer huel­ga de ham­bre en ins­ta­la­cio­nes de un con­for­ta­ble am­bien­te de Pa­la­cio de Go­bier­no bus­can­do la so­li­da­ri­dad de mi­les de ciu­da­da­nos que la­men­ta­ble­men­te son de­sin­for­ma­dos por los ope­ra­do­res gu­ber­na­men­ta­les, con el ob­je­ti­vo cla­ro de pin­tar un cua­dro de si­tua­ción en el que los ma­los de la pe­lí­cu­la, los abo­mi­na­bles, los que no me­re­cen ser bo­li­via­nos y me­nos ma­sis­tas, son aque­llos que pi­den elec­cio­nes lim­pias y trans­pa­ren­tes. Sí Se­ñor, elec­cio­nes lim­pias y trans­pa­ren­tes es lo que de­be­ría ha­ber en di­ciem­bre y en can­cha, los con­ten­dien­tes, so­me­ter­se al vo­to del de­ten­ta­dor de la so­be­ra­nía, con re­glas cla­ras, sin ven­ta­ja ni chan­chu­llo, sin chan­ta­jes bur­dos y ba­ra­tos y sin pa­ro­dias me­lo­dra­má­ti­cas al es­ti­lo de las te­le­no­ve­las ve­ne­zo­la­nas.
En los he­chos, el asun­to no pa­sa por­que Evo de­je de co­mer unos días —los que he­mos he­cho huel­ga de ham­bre sa­be­mos lo du­ro de la me­di­da cuan­do se la cum­ple cons­cien­te­men­te y ba­jo prin­ci­pios só­li­dos—, si­no por­que los ac­to­res de es­te de­sas­tre, cre­yen­tes o no, acon­go­ja­dos por la pa­sión, muer­te y re­su­rrec­ción de Cris­to, re­ca­pa­ci­ten has­ta el ex­tre­mo de dar­se cuen­ta que es­tán ¡ase­si­nan­do la de­mo­cra­cia! Por fa­vor, el país tie­ne in­nu­me­ra­bles pro­ble­mas pa­ra que Evo ha­ga huel­ga por su ree­lec­ción. ¡Qué ver­güen­za!
Mí­re­lo así: lo im­por­tan­te a la luz de la de­ba­cle que es­ta­mos es­pec­tan­do, es al­can­zar ob­je­ti­vos de or­den po­lí­ti­co a fin de ge­ne­rar una per­pe­tui­dad en el po­der ma­nia­tan­do de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les, pi­so­tean­do prin­ci­pios de con­vi­ven­cia hu­ma­na im­pres­crip­ti­bles y, aun­que no lo crea, vio­lan­do la ac­tual CPE, la que fue ur­di­da en­tre el ala oc­ci­den­tal de Po­de­mos y el MAS, a cos­ta de cer­cos y ase­si­na­to. Así de sen­ci­llo. ¿A qué pre­cio? (no me re­fie­ro al mo­ne­ta­rio) no lo sa­be­mos, sí, que el go­bier­no se be­ne­fi­ció con el vo­to de la opo­si­ción en el fu­gaz e ile­gal Con­gre­so Cons­ti­tu­yen­te pa­ra apro­bar un tex­to que ha da­do cur­so a que los ciu­da­da­nos in­dí­ge­na ori­gi­na­rio cam­pe­si­nos no es­tén so­me­ti­dos a cri­te­rios con­di­cio­na­les de den­si­dad po­bla­cio­nal, lí­mi­tes de­par­ta­men­ta­les ni con­ti­nui­dad geo­grá­fi­ca, y a que se les ga­ran­ti­ce en la elec­ción de asam­bleís­tas, la par­ti­ci­pa­ción pro­por­cio­nal en la Asam­blea, to­do ello, con el pro­pó­si­to de con­tro­lar­la. Los opo­si­to­res aho­ra re­cla­man cuan­do en oc­tu­bre pa­sa­do vo­ta­ron por el Sí y cuan­do co­mo con­se­cuen­cia de esa ac­ción, he­mos in­gre­sa­do al ca­lle­jón más opro­bio­so que la his­to­ria de­mo­crá­ti­ca bo­li­via­na ha­ya co­no­ci­do. En esa mis­ma ló­gi­ca, mo­vi­mien­tos so­cia­les que se di­cen afi­nes al go­bier­no, han asu­mi­do sin nin­gún ti­po de fre­no le­gal la cos­tum­bre de ame­na­zar con ac­cio­nes de he­cho con­cul­can­do de­re­chos ci­vi­les y mos­tran­do una fa­ce­ta de ser­vi­lis­mo re­pro­cha­ble. No im­por­ta si el frau­de es una rea­li­dad y si el que se pien­sa po­dría acon­te­cer en di­ciem­bre se con­su­ma. Lo que in­te­re­sa es que Evo se mues­tre an­te el mun­do co­mo el go­ber­nan­te in­dio (sin ser­lo) más po­pu­lar del Con­ti­nen­te, (al­gu­nos tor­pes lo han com­pa­ra­do con Man­de­la) y que la in­ver­sión eco­nó­mi­ca de Chá­vez en Bo­li­via ten­ga fru­tos con el con­trol del país en la vi­sión re­tró­gra­da que re­pre­sen­ta el so­cia­lis­mo del si­glo XXI.
Por tan­to, há­ga­se o no huel­ga de ham­bre, de­ter­mí­ne­se el cie­rre del Con­gre­so y la con­se­cuen­te eli­mi­na­ción del pri­mer Ór­ga­no del Es­ta­do Plu­ri­na­cio­nal o in­clu­so, acú­se­se a quien pi­de trans­pa­ren­cia elec­to­ral de ser Trai­dor a la Pa­tria, el go­bier­no y los mu­cha­chos del MAS te­men una au­di­to­ria al Pa­drón Elec­to­ral y al Re­gis­tro Ci­vil y te­men más, por­que sa­ben que con aque­lla, ¡pue­den per­der en di­ciem­bre!
Al fin y al ca­bo, en un país don­de im­pe­ra el go­bier­no del hom­bre y no el de la ley, el jo­di­do es el pue­blo.