Páginas vistas en total

jueves, 4 de junio de 2009

mujer de pollera tiene un sentido humano enorme, va ganando el apoyo de cambas y collas, humana y solidaria

En realidad Savina Cuéllar, prefecta de Chuquisaca, no sólo se ha convertido en un personaje sino que nos ha mostrado su fibra de ser humano en ejercicio de una función desde la que está sirviendo plenamente a su pueblo.

Savina, una mujer de pollera, ha ido cumpliendo su tarea de manera tal que da la impresión que estuviera cuidando una planta, subiendo montañas, cuidando su casa, curando enfermos, haciendo el bien sin aspavientos, mostrando que es posible gobernar sin hacer un culto de si misma, irradiando simpatía, franqueza, discreción y sobre todo valores humanos que va regando a su paso mientras conquista el corazón de cambas y collas por igual.

Sentimos que Savina ha roto la barrera de la raza, de la impostura, del poder que sólo se regodea a sí mismo y se engolosina con los laureles de oropel que suelen coronar la cabeza de los tigres de papel que creen ser los elegidos.

Ahora la sencilla y hasta cándida Savina se encuentra enfrentando las argucias del poder al tener que responder a una denuncia por supuestos malos tratos ocurridos el 24 de mayo de 2008, en Sucre, cuando un grupo de campesinos fueron humillados. Los campesinos ingresaron a Sucre con la consigna de provocar situaciones de confrontación, todo esto como resultado del mal paso que dio el gobierno al finalizar la Asamblea Constituyente, aprobando una constitución en medio de un episodio violento y que terminó con centenares de heridos y tres jóvenes muertos.

El Ejecutivo, en vez de lamentar estos episodios en un ataque de soberbia no sólo envió a sus milicias a volver a confrontarse sino que además ha enjuiciado a Savina a parlamentarios y a las autoridades chuquisaqueñas acusándolos de racismo y violencia.

Savina con su castellano entrecortado y que trasmite un pensamiento sencillo en su profundidad de alma grande, planteó que no irá a declarar a La Paz, como ahora estila el gobierno llevar a los opositores a su régimen, habiendo convertido a La Paz en el control político o el panóptico de Bolivia. En su actitud sin poses ni rebuscamientos, Sabina dijo: “Esperaré en la plaza 25 de Mayo a ser arrestada”.Reiterando que no declarará en La Paz, mientras los congresistas del MAS alistaban su orden de aprehensión.

Savina no actúa por desafiar al poder sino porque su actitud es digna, valiente y de lealtad con su pueblo. Ella sigue la lógica de la justicia, no la lógica del poder y ahí es donde surge una gran distancia entre una mujer que gobierna sin rehuir el camino de la justicia y los que se han lanzado a seguir el desfiladero del poder.

En general Chuquisaca ha mostrado en el presente un fuerte espíritu de solidez y de esa firmeza que nace de los ideales compartidos por un pueblo. Savina es la inmejorable conductora de un proceso de cambio, donde una mujer sencilla ha mostrado toda la capacidad que otorgan los principios, la visión que da el afecto por su tierra y por su patria, la solidez que tienen los valores que nacen como las margaritas silvestres y que curan las heridas como la manzanilla y el boldo o esparcen su aroma a anís o hierba buena. (Autoría de Centa Reck en www.wj.org)