Páginas vistas en total

martes, 25 de agosto de 2009

excelente crónica de La Prensa refiere el mal trato de Evo a Carolina Ulloa periodista de Cadena A, por levantar la mano pidiendo la palabra!


El presidente Evo Morales increpó ayer a la periodista Carolina Ulloa, de la televisora Cadena A, por levantar la mano para hacer una consulta, y advirtió a los trabajadores de la información de que convocará a una reunión para establecer un mecanismo para “disciplinarnos”.

El nuevo incidente entre el Mandatario y los reporteros ocurrió en horas de la mañana, en el Salón de los Espejos del Palacio Quemado, donde los comunicadores fueron convocados a una conferencia de prensa.

Ulloa mantuvo el brazo levantado para poder expresar una interrogante sobre el proceso de empadronamiento biométrico ni bien el Jefe de Estado terminara de responder a una pregunta, lanzada por un colega, sobre la pronta habilitación de bases militares en Colombia para la Fuerzas Armadas de Estados Unidos.

“Estoy hablando, compañera —dijo Morales—; hemos hablado, en otra tenemos que disciplinarnos, usted no puede cortarme la palabra, compañera periodista. ¿De qué canal es?”.

Luego, según la agencia ANF, añadió: “Usted está permanentemente levantando la mano, habrá que pasar un taller”.

“Entonces —prosiguió— yo quiero decirle, compañera, perdón. Con ustedes, con los periodistas acreditados, hablamos a puertas cerradas (acerca de) cómo podemos disciplinar para que todos podamos hablar, y yo voy a respetar esa decisión de manera conjunta”.

A comienzos de este mes, el Presidente desayunó con los periodistas para establecer la modalidad en que se desarrollarían las conferencias de prensa con Morales, tras medio año de exclusión a la prensa boliviana.

Las repercusiones

La periodista de Cadena A no quiso anoche hacer declaraciones al respecto.

En tanto que La Prensa intentó contactarse por teléfono, sin conseguirlo, con el vocero de la Presidencia, Iván Canelas.

El secretario de la Asociación Nacional de la Prensa (ANP), Javier Zeballos, consideró este incidente como una “afrenta” contra la libertad de información y pidió al Mandatario que “no pierda los estribos” frente a los comunicadores.

El presidente de la Asociación Nacional de Periodistas de Bolivia (ANPB), Pedro Glasinovic, condenó la actitud de Morales y consideró que el Presidente espera que los trabajadores de la información tengan una actitud sumisa frente al poder.

Ulloa es una de los aproximadamente 30 periodistas que el 18 de julio fueron encerrados en la Sala de Prensa del Palacio Quemado, mientras en la puerta principal de ese edificio el presidente venezolano, Hugo Chávez, respondía las preguntas de sólo los medios estatales bolivianos. El 28 de mayo, el presidente Evo Morales, en una reunión con miembros de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), llamó “pollos de granja” a los periodistas, calificó de opositores políticos a los dueños de medios privados y los acusó de manipular la información.

En marzo de 2009, cerca de 20 trabajadores de la información fueron “correteados a chicotazos” por comunarios en la localidad de Huatajata cuando trataban de obtener información de la ocupación y saqueo de la casa del ex vicepresidente Víctor Hugo Cárdenas. La Policía no actuó en el momento. El 9 de diciembre de 2008, el Jefe de Estado exigió una explicación al periodista Raphael Ramírez, de La Prensa, por el titular: Evo negoció “luz verde” con los contrabandistas dos meses antes. Por esa apertura, el Gobierno presentó una demanda contra este diario en el Tribunal de Imprenta de la ciudad de La Paz.

Otros casos

En octubre de 2008, miembros del autodenominado Comité Cívico Popular (CCP) y los “ponchos rojos”, ambos afines al Ejecutivo, golpearon a reporteros que se encontraban a la espera de una delegación de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que visitó al ex prefecto de Pando Leopoldo Fernández en la cárcel San Pedro, en La Paz.

En la pasada gestión, miembros del oficialista CCP amedrentaron a periodistas en le sede del Gobierno e, incluso, uno de ellos (de la red ATB) fue golpeado en la plaza Sucre por el activista Adolfo Cerrudo.

Estas acciones fueron denunciadas por las organizaciones sindicales y las asociaciones del sector en el ámbito nacional e internacional.

Otros detalles

En un informe país por país, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) destacó en marzo, en el capítulo referente a Bolivia, que Evo Morales “ha mantenido inalterable su estilo de atacar al periodismo independiente argumentando que la prensa es su enemiga y que está al servicio de la oligarquía”.

Según la SIP, el año pasado se contaron 46 agresiones contra la prensa en el país.

En mayo de este año, la SIP se reunió con el presidente Morales y reconoció que en Bolivia hay libertad de expresión, aunque alertó sobre el riesgo de un posible cambio de esta condición por los constantes ataques a la prensa y a los periodistas.

Grupos vinculados a la oposición también cometieron agresiones a los medios y a los reporteros el año pasado, sobre todo en las ciudades de Santa Cruz, Tarija, Sucre, Cobija y Trinidad, ubicadas en las regiones de la ahora ex “media luna”.

Repercusiones

“La forma en la que el presidente Evo Morales pretende condicionar la libertad de preguntar que tienen los periodistas es antidemocrática. Si no se ha roto el acuerdo (de agosto), tiene que haber tolerancia y comprensión de parte del Mandatario, y que no pierda los estribos tan rápidamente frente a una silenciosa solicitud de pedir hacer una pregunta”

Javier Zeballos

Asociación Nacional de la Prensa

“Lo que hizo esta mañana (ayer) Evo Morales es una prepotencia gubernamental, típico de su Gobierno, ya nos tiene acostumbrados a lo mismo. Seguramente quiere que los periodistas seamos sumisos a su mandato y eso no lo va a lograr nunca. Éste es un hecho más, condenable desde todo punto de vista, porque atenta contra la libertad de expresión y el acceso a la información”

Pedro Glasinovic

Asociación Nacional de Periodistas