Páginas vistas en total

viernes, 7 de agosto de 2009

la agencia francesa AFP publicó amplia crónica sobre las amenazas del discurso oficial en Sucre y el abuchéo e insultos de que fue víctima Evo y Cía.


Los discursos polarizados entre oficialistas y opositores y la advertencia del gobierno de ``aplastar'' a quienes pretendan dividir el país con movimientos secesionistas marcaron la conmemoración del día patrio, que elpresidente Evo Morales celebró en Sucre, donde cuenta con una fuerte resistencia.

``Quiero que sepan que los hemos derrotado y los vamos a derrotar las veces que sea necesario'', afirmó el vicepresidente García en su discurso y luego acotó: ``si vuelven a levantar cabeza [los opositores], los volveremos a aplastar una y otra vez (...). La patria no se toca, no se divide y no se la mutila''.

El presidente Morales y su vicepresidente, Alvaro García, destacaron en sus discursos, en sesión pública del Congreso bicameral, los logros económicos en más de tres años de gestión y, a la vez, aseguraron que hubo una constante labor de desestabilización opositora, la que --dijeron-- fue desarticulada.

Morales, el primer indígena que gobierna Bolivia en sus 184 años de historia y que este 6 de agosto encabezó los festejos patrios, señaló que las protestas civiles rebeldes en septiembre pasado, en cinco de los nueve departamentos del país, buscaban un golpe de Estado.

``Lo que está pasando ahora en Honduras [el golpe contra el presidente Manuel Zelaya] tenía que pasar el año pasado [en Bolivia]'', cuando ``grupos intentaron un golpe de Estado, tocaron las puertas de los cuarteles'', afirmó el mandatario, sin mencionar quiénes tentaron a los militares.

El gobierno izquierdista soportó en septiembre del 2008 las protestas cívicas en cinco regiones del norte, este y sur del país, con cortes de rutas y tomas violentas de oficinas públicas y aeropuertos domésticos, luego de que el Poder Ejecutivo recortara presupuestos regionales.

El vicepresidente García también mencionó a un grupo ``mercenario'' de bolivianos y europeos, desarticulado en un operativo policial en abril pasado, que -según el gobierno-- fue contratado por empresarios de derecha de Santa Cruz para armar una guerra secesionista en este departamento, el más rico del país.

La misma célula, comandada por el boliviano-croata Eduardo Rózsa Flores, muerto a tiros junto a sus dos compañeros, también habría planificado el asesinato de Morales.

Muchos vecinos abuchearon a los funcionarios cuando llegaron a la plaza de Armas de la ciudad.

Savina Cuéllar, la gobernadora opositora del departamento de Chuquisaca, cuya capital es Sucre, cuestionó el discurso del presidente Morales.

``Vienen [los del gobierno] a dividir, esos asesinos'', afirmó la quechua Cuéllar, primera autoridad política local, al recordar los violentos incidentes de noviembre del 2007, cuando choques entre civiles y policías dejaron tres vecinos muertos, durante demandas locales.