Páginas vistas en total

viernes, 18 de diciembre de 2009

en primera plana El Deber destaca entrevista con Manfred Reyes Villa acosado por el Gobierno que instrumenta la Justicia


- ¿Qué significa para el jefe de la oposición declararse en la clandestinidad?
- No me considero en la clandestinidad. Pienso estar a buen recaudo de un plan que busca mi detención política. El Gobierno ya ha demostrado con algunos alcaldes y con el mismo Leopoldo, que no le interesa respetar las garantías individuales ni el debido proceso. No le sirve al país que sea otro líder reclamando por sus derechos detrás de rejas.


- El ministro de Gobierno argumenta que usted rehúye a la justicia, y lo califica de prófugo, ¿qué opina?
- Me he presentado a todas las instancias de la justicia a que he sido citado. Pero tampoco se puede hablar de justicia cuando hace un año se gobierna sin control constitucional y cuando no se pueden apelar decisiones de jueces y fiscales porque el Gobierno ha silenciado a la Corte Suprema de Justicia. Una jueza sin competencia para conocer el caso de una ex autoridad electa se presta a conocer un proceso y a dictar una orden de arraigo que es nula de pleno derecho. Pero ¿a dónde me quejo yo cuando no hay Tribunal Constitucional o Corte Suprema? Además, desde el momento en que el presidente dijo “voy a encerrar a Manfred con Leopoldo, así tenga que cambiar la justicia”, las acusaciones carecen de sentido y todo vale con tal de encerrar a Manfred.


- ¿Cuánto puede haber influido su candidatura presidencial para que sea citado por el Ministerio Público a declarar?
- Mucho. 19 de los 22 procesos en mi contra se iniciaron un día después de anunciar mi candidatura a la Presidencia. Incluso la última acusación vino un día antes de las elecciones generales. Además, la totalidad de estas demandas tienen origen en reparticiones del Gobierno y son interpuestas por ministros, viceministros o funcionarios prefecturales del presidente Morales.


- ¿Cuál es la situación de su familia?
- La mía es una familia fuerte. Hemos aprendido todos de las pérdidas. El destino nos ha arrebatado dos hijas, después de eso, cualquier prueba es llevadera, incluso esta sañuda persecución contra quienes disentimos.


- ¿Aumentó su intranquilidad después de las elecciones?
- Tengo una profunda intranquilidad desde antes de las elecciones. Se me ha perseguido y asediado, se ha allanado mi domicilio y fue asaltada nuestra casa de campaña en La Paz. Mi intranquilidad no es producto de los resultados electorales, sino de la conciencia de que cualquier resultado favorable a Evo iba a reinaugurar la violencia política en el país.


- ¿Se defenderá de las acusaciones y se presentará a declarar por los procesos que le siguen?
- Mi intención es asistir a cada una de las convocatorias que me haga la justicia. De hecho, tengo una audiencia el viernes (hoy) en Cochabamba y espero que existan las garantías para que mi comparecencia no sirva de escenario para una detención política.


- Si la justicia lo declara prófugo, ¿qué hará?
- No habría razón. He respetado las medidas cautelares.


- ¿Ha pensado en abandonar el país?
- Pienso que permanecer en Bolivia es la mejor manera de denunciar mi situación.


- ¿Sus bienes están protegidos?, ¿no teme perderlos?
- No habría razón. Todo lo que tengo lo he ganado de manera legal. Cualquier confiscación sería abuso de poder del Gobierno.


- ¿Cómo afectará su situación a PPB en la oposición?
- Nos fortalece moralmente, como partido, que sea objeto de una persecución tan evidente.


- ¿Seguirá dirigiendo PPB?
- Creo que mi sola actitud de resistencia a los atropellos marca una línea de acción moral a nuestra bancada.


- ¿Podrá participar PPB en esta situación en las elecciones de abril?
- Nuestra estructura en Cochabamba y La Paz es de origen municipalista y prefectural. Nuestras células partidarias están en la dirigencia territorial, en las OTB. Estamos listos para asumir cualquier desafío en ese ámbito.


- ¿Puede recurrir a organismos internacionales para exponer su caso?
- Los organismos internacionales están en conocimiento de los pormenores de mi situación. Espero que ellos actúen, no para defenderme, sino para garantizar una actuación jurídica independiente y para que se restablezca el control constitucional.


- ¿Ha recibido ayuda de los organismos que velan por los derechos humanos?
- No. Nadie parece interesar en que la justicia sea hoy un instrumento de persecución a la oposición.