Páginas vistas en total

sábado, 19 de diciembre de 2009

de toda la prensa mundial el mejor resumen de lo ocurrido en la cumbre lo ofrece Clarín. para nada menciona a Chávez, menos a Evo Morales


Tras largas y en parte caóticas negociaciones, los Gobiernos de 25 estados alcanzaron esta noche un acuerdo de mínimos en la cumbre sobre cambio climático que se celebró en Copenhague.

Con la participación del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro chino, Wen Jiabao, líderes políticos de importantes países industrializados y emergentes llegaron a un tibio compromiso, que apenas prevé limitar el calentamiento global a dos grados, aunque no es vinculante.

Obama calificó el acuerdo como "un paso significativo", aunque reconoció que es "insuficiente". El convenio, precisamente, no incluye metas para la reducción de gases.

Al respecto, el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, anunció que en la próxima conferencia sobre clima de la ONU, a celebrarse en mayo en Bonn, deberán alcanzarse nuevos acuerdos. Según señaló, se acordó que hasta enero de 2010 todos los países deberán presentar sus metas nacionales para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

La organización ecologista Greenpeace habló de un resultado "decepcionante". El primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, confirmó el acuerdo y comentó: "Lo que se alcanzó ahora es mejor que nada."

El camino al acuerdo quedó allanado hoy, último día de la cumbre, en una reunión entre Obama, el primer ministro chino Wen Jiabao, el primer ministro indio, Manmohan Singh, y el presidente sudafricano, Jacob Zuma.

Según la cadena estadounidense MSNBC, los cuatro alcanzaron un compromiso sobre todo en el controvertido tema de la supervisión de las medidas de protección del Clima de estos importantes países emergentes.

La Casa Blanca calificó el acuerdo de "significativo", según la cadena. Las diferencias entre Estados Unidos y China, pero también con otros países emergentes, eran consideradas en Copenhague el principal obstáculo al acuerdo.

Incluso tras el acuerdo entre estos países, considerados decisivos, aún quedaba pendiente la aceptación definitiva por parte del total de los 192 países participantes en la conferencia.

El último día de la cumbre en Copenhague estuvo marcado por un caos poco habitual en las negociaciones y los sondeos a puertas cerradas. De la delegación del primer ministro ruso, Dmitri Medvedev, que partió antes, trascendió que nunca antes se había vivido una cumbre tan mal organizada.

Previamente, Obama llamó a la comunidad internacional a actuar: "El tiempo de las palabras ya pasó." En su discurso, llamó a las delegaciones a hacer un esfuerzo común y manifestó la disposición de Estados Unidos a negociar. Como segundo mayor productor de gases de efecto invernadero después de China, Estados Unidos está dispuesto a asumir su responsabilidad, aseguró.