Páginas vistas en total

domingo, 7 de marzo de 2010

aunque Humberto no tiene razón cuando afirma que todos los medios están controlados, pués pensamos que aún subsisten medios libres e independientes...

aquí nos habla de Periodistas Humillados.

Humberto Vacaflor

El gobierno del presidente Evo Morales acaba de humillar al sector de los transportistas, con lo cual se podría decir que ha puesto el cascabel al gato. Ha hecho lo que ningún Gobierno antes se había atrevido.

Gran parte del apoyo que recibió el Gobierno en esta batalla provino de bolivianos que recuerdan cómo el sector del transporte fue siempre aliado de las dictaduras militares. ¿Quién hubiera dicho que sería derrotado por un gobierno que se parece mucho a esas dictaduras?

Mientras apabullaba a los transportistas con un argumento irrefutable, el de una dura legislación contra los ebrios al volante, el presidente Evo Morales daba una nueva zurra a los periodistas bolivianos al humillar a dos reporteras en una conferencia de prensa. Parece que su técnica consistiera en golpear siempre, incluso cuando los medios están totalmente controlados, y lo hiciera sólo para disuadir a aquellos que quisieran levantar la cabeza.

Es tal el control, que las críticas toleradas obedecen a batutas manejadas por manos diestras. A pesar de ese dominio, de esta sinfonía donde hasta hay denuncias bien moduladas y coordinadas, el Presidente no deja de golpear.

Es la táctica del domador de fieras. Incluso critica a los medios que su Gobierno ha comprado. A los que su Gobierno ha conquistado con la miel de la cartera de publicidad, no solamente se les amenaza con quitarles esos ingresos: los critica con dureza. Es como si no quisiera solamente gestos de aprobación: quiere la sumisión total.

El Presidente se ha percatado de que el periodismo está asustado. Las últimas veces que criticó e incluso insultó a los periodistas y a su oficio, quienes le respondieron fueron condenados por sus propios colegas. Eso, para un buen lector de la realidad, como lo es el Presidente, equivale a una autorización a seguir golpeando. Si la primera vez que te han golpeado no respondiste, la segunda tunda que recibas será solamente culpa tuya.

Otras dictaduras se ensañaron también con los periodistas. Los golpes más duros que se han dado hasta ahora al gremio provinieron del Gobierno de Hugo Banzer. Hay un libro escrito por Derechos Humanos sobre ese episodio: El delito de ser periodista. Decenas de periodistas presos, otros desterrados y despedidos.

En el diario Presencia fueron despedidos ocho periodistas y casi todos enviados al exilio. Los que habían sido detenidos permanecieron cuatro meses en la cárcel y luego fueron despedidos por las empresas donde trabajaban.

Las organizaciones sindicales de los periodistas fueron descabezadas. Como ocurrió con el resto de los sindicatos del país, para el sector fueron designados “coordinadores sindicales”, en un proceso parecido a la actual designación de las nuevas autoridades judiciales. Ahora, en efecto, hay todo un Poder Judicial conformado por “coordinadores” elegidos por el Gobierno. En la época de Banzer, los “coordinadores” fueron considerados traidores. En la época de Morales, los coordinadores son llamados “amigos del cambio”. Ahora no hay periodistas exiliados: hay periodistas marginados, excluidos, repudiados, confinados. Son los réprobos. Están fuera de la sinfonía.

Para los “amigos del cambio”, de todos modos, hay algunos palos de vez en cuando, bien dosificados, sólo para que no olviden quién está al mando de la situación. Tendrían que acostumbrarse, salvo que quieran entrar al círculo de los réprobos.

hvacaflor@gmail.com