Páginas vistas en total

miércoles, 24 de marzo de 2010

finalmente NNUU reconoce que no "todo es una taza de leche" que hay fallas en cuanto a DDHH en el régimen masista


El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos cuestionó la falta de "independencia e imparcialidad" de la justicia boliviana a la que calificó más vulnerable a los factores políticos que en años pasados.
 En su informe sobre la situación de los derechos humanos en 2009, el representante de esa oficina en Bolivia, Denis Racicot, dijo en esta capital el miércoles que "la acción de la justicia está influenciada por la polarización política" entre el gobierno de Evo Morales y la oposición, aunque reconoció que la violencia política disminuyó respecto a 2008.
 Ex presidentes y ex líderes opositores denunciaron al gobierno de una supuesta persecución política. Varios de ellos huyeron del país ante demandas legales en su contra por presunta corrupción o irregularidades cuando eran funcionarios públicos.
 El propio Morales calificó el martes de "delincuentes confesos" a tres ex presidentes que tienen cargos legales y varios de ellos dijeron que el mandatario ya los sentenció sin haber sido procesados.
 Racicot explicó que el Alto Comisionado no hizo seguimiento específico de los casos porque los procesos están en curso, pero llamó al gobierno a adoptar medidas "para reforzar la independencia judicial" y al Defensor del Pueblo a tomar mayores iniciativas. "Pedimos que el derecho sea un juicio justo, sea respetado", dijo.
 Asimismo, recomendó al gobierno investigar "a fondo" y "con imparcialidad" un presunto caso de terrorismo en el que murieron tres personas el año pasado y recomendó "garantizar el debido proceso" a los encausados, varios de ellos vinculados a la oposición política.
 El informe señala que en relación a 2008 "hubo una mejoría general de la situación de los derechos humanos, debido especialmente a la disminución de las actividades de grupos de choque".
 Destacó la nueva Constitución que reconoce mejor los "derechos colectivos de los pueblos indígenas" pero dijo que éstos todavía "continúan enfrentando condiciones de vida sociales y económicas adversas" y algunos otros, como los guaraníes que son la tercera etnia, siguen sometidos a "servidumbre y trabajo forzoso".