Páginas vistas en total

lunes, 22 de marzo de 2010

Los Tiempos se pregunta y Bolivia le acompaña: Quién gobierna la Nación? mientras el presidente activista político viaja de sitio en sitio con fondos del Estado


Contrariando la norma electoral, el Presidente de la República se encuentra en campaña para apoyar a los candidatos del MAS en todos los departamentos, trasladándose para ello por toda la geografía nacional a cuenta del erario nacional.
Además, en cada lugar al que llega muestra sus preferencias y antipatías electorales, y advierte a la ciudadanía en sentido de que mejor que vote por el MAS porque, de lo contrario, el departamento o el municipio respectivo puede quedarse sin dinero, dando a entender que él y sólo él es el que decide, por sí y ante sí, cómo se distribuyen los recursos que genera la nación.
Entre  viaje y viaje, bien vale preguntarse cómo se van gestionando los negocios públicos.  Lo más probable es que esta engorrosa labor está en manos de sus ministros con los que seguramente se comunica telefónicamente para que le rindan cuentas de sus acciones. Pero, el problema es que el elegido Presidente es él; en cambio, sus ministros no tienen más legitimidad que la que éste les otorga.
Es por eso y por mínimos criterios de equidad, es que la norma electoral prohíbe el uso de recursos estatales para beneficio de los caballos del corregidor o que el jinete principal los conduzca. Su despacho está en la Plaza Murillo y son tantos los asuntos que debe atender que si de prioridades se tratara, tendría  muy poco tiempo para otras actividades. Por eso, bien vale insistir en que el Presidente de Bolivia (no sólo del MAS) se abstenga de participar tan activamente en la campaña electoral que el país está viviendo.