Páginas vistas en total

martes, 30 de noviembre de 2010

Fragmento del artículo de Harold Olmos que lo puede leer íntegro en "Mientras tanto en..." en ésta misma página a la derecha. Gracias

El tema más importante se volvió secundario: las reservas de gas natural y su precipitada declinación. El gas se nos acaba y poco interesa, pues la atención yace en sucesos como los mencionados. Si contamos con reservas de 8,2 o 8,6 TCF, eso nos permitiría una vida gasífera de unos 10 años o algo más. Pero sin termoeléctricas, sin Mutún, sin nuevas exportaciones. Eso significa decir adiós a la industrialización. El Gobierno no lo dice y por eso, más bien, parecería preferir trifulcas verbales. Vean ustedes: el plan de inversiones de YPFB hablaba de perforar dos pozos con fines exploratorios este año. Hace 40 años se perforaban 40 anualmente. Que se sepa, aún no se ha perforado siquiera uno enteramente exploratorio. Para el que sería el primer pozo se organizó una ceremonia especial a la que asistió el presidente de la República. Era como si el dueño de una casa asistiese a la colocación de una teja en su techo. “Reporte Energía” de la primera quincena de noviembre nos informa que han acabado los trabajos preparatorios del terreno donde ocurrirá la perforación del pozo Sararenda X-1, uno de los dos programados para el año. “Una vez montados los equipos de 3 mil HP (caballos de fuerza. Noten bien: aún no habían sido montados) se realizarán pruebas previas al inicio de la perforación programada para noviembre”. “Dime cuándo, cuándo, cuándo”, cantaría una intérprete italiana.