Páginas vistas en total

viernes, 12 de noviembre de 2010

sobre el narcotráfico: cero, sobre la corrupción: cero, sobre la falta de alimentos: cero, sobre la libertad: cero. o sea Sacha no responde.insulta

El ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, afirmó hoy que la Iglesia Católica es "machista" y "una de las instituciones más antidemocráticas de la historia", en réplica a los obispos que denunciaron el jueves el riesgo de que se instaure en el país "una democracia puramente formal".

La Iglesia Católica "sistemáticamente discrimina a las mujeres, a las que no les admite los mismos derechos que a los hombres", agregó en rueda de prensa Llorenti, respondiendo a las críticas del vicepresidente de la Conferencia Episcopal, Jesús Pérez, al gobierno del presidente Evo Morales.

El prelado expresó la preocupación de la Iglesia "por la ausencia de un diálogo sincero, por no escuchar (Morales) el clamor y la opinión de los grupos, por un lenguaje que alimenta desencuentros entre sectores y regiones, por excluir a las personas o sectores opuestos, pisoteando incluso los derechos inalienables".

Antes de lanzar sus críticas al gobierno, en Cochabamba, Mons. Jesús Pérez y el arzobispo de esa ciudad, Tito Solari, visitaron a Morales para desearle que se recupere de la operación que tuvo el sábado en la rodilla izquierda, por la que sigue hospitalizado en una clínica de esa población.

Llorenti llamó "portavoces del Estado colonial y de los ricos" a los arzobispos e insistió en que "la jerarquía católica es antidemocrática, machista, satisfecha, reaccionaria".

También sugirió a los jerarcas que "vean la viga que tienen en el ojo cuando se habla de democracia" y que debatan sobre la discriminación de las mujeres en la Iglesia.

Agregó que el Gobierno no permitirá "este tipo de afrentas a la verdad", pues, dijo, Bolivia está viviendo "su momento de mayor esplendor democrático, (aunque) con defectos y dificultades".

A su vez, el subjefe del oficialismo en el Senado, Eugenio Rojas, llamó demagogos e hipócritas a los obispos y les pidió declararse "oposición" política por tener, según él, afinidad con gobiernos dictatoriales y neoliberales, informó el diario Los Tiempos.

La jerarquía católica y Morales han chocado constantemente desde que él asumió la presidencia por primera vez en 2006.

Pérez aclaró hoy que su mensaje del jueves no era para criticar al gobierno, pero que ya "preveía que el Estado pudiera estar disconforme", lo cual respeta.