Páginas vistas en total

jueves, 27 de enero de 2011

La Prensa de LP ha realizado un buen trabajo y mapeado las provincias donde falta lo más elemental arroz, fideo, carne y varios otros. llallaguazo?


La escasez del azúcar y la elevación de precios de otros alimentos, como el arroz, fideo, carne, entre otros, está golpeando a los pobladores de las zonas rurales del departamento de La Paz y poblaciones intermedias. A esas dificultades se suma la ausencia de puntos de venta de la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa). La estatal no llega a todas las regiones, expresaron autoridades municipales y pobladores. En varios municipios paceños, como Inquisivi, Achacachi, Caquiaviri, Copacabana, Guaqui, Coroico y Tipuani, el producto que escasea es el azúcar. En algunas poblaciones los alimentos encarecieron de la misma manera que en las ciudades capitales de otros departamentos. Por ejemplo, los pobladores de Copacabana, ante la escasez del azúcar, decidieron importar azúcar amarilla desde Yunguyo, Perú. La libra del edulcorante costará entre 3.50 y cuatro bolivianos. Entretanto, el alcalde de Achacachi, Constancio Gutiérrez, manifestó que desde que se anunció el decreto sobre la gasolina, los precios se elevaron y no retornaron a su nivel anterior. “Después de la abrogación de ese decreto —afirmó—, los precios ya no han retornado a lo que era anteriormente. Por ejemplo, un kilo de azúcar costaba cinco bolivianos, ahora está entre ocho y diez bolivianos. Además, en estos últimos días ya no hay para comprar”. El alcalde de Inquisivi, Wálter Calle, sostuvo que los pobladores de la región están sufriendo por la falta de alimentos. “Están escaseando los abarrotes, ya no hay para comprar, en especial el azúcar. Pedimos que Emapa intervenga en la venta de productos con sus camiones”, manifestó la autoridad edil. Ante ese pedido, el gerente de Comercialización de Emapa, Gonzalo Sejas, aseguró que atienden la demanda de los municipios mediante la comercialización de productos en todas las localidades. “Ya lo estamos haciendo (atendiendo) desde que empezó enero”, dijo. Sin embargo, otro de los municipios de La Paz afectado por el alza de precios es Guaqui. Hugo Rodas, un habitante de la zona lacustre, denunció que el producto que sufrió mayor alza de precio es el azúcar, al igual que en otras regiones. Antes la libra costaba tres bolivianos, ahora está en cinco, según su relato. Explicó que aún hay alimentos para comprar, pero los comerciantes les obligan a comprar “casado” con otros productos, es decir fideo y azúcar, azúcar y arroz o azúcar y pan. “No venden azúcar solamente. Además, aquí no hay ningún punto de Emapa”, agregó. Rodas explicó que en noviembre compraban los alimentos de las camionetas que llegaban desde La Paz para vender en la feria semanal. Pero ahora hasta ellos desaparecieron, señaló. Por su parte, el alcalde de Caquiaviri, Edwin Churqui, coincidió en que el producto que más subió de precio es el azúcar. Antes del gasolinazo, la libra costaba 3,80 bolivianos, ahora está entre cinco y 5,50 bolivianos. El producto escasea y los pobladores van hasta El Alto para adquirirlo en un punto de venta de Emapa, el único lugar donde se puede encontrar el edulcorante. En el norte paceño, por ejemplo, una pobladora que habita en el municipio de Coroico, Ángela Jiménez, informó que la libra de azúcar morena se comercializa en cinco bolivianos. En esa zona yungueña, los productos de la canasta familiar sufrieron un incremento del 30 por ciento desde la promulgación del gasolinazo, destacó en su relato. El pasado lunes 24, grupos de campesinos y pobladores de Llallagua, en el norte del departamento de Potosí, terminaron una jornada de protesta contra el alza de precios y la especulación con el saqueo de almacenes comerciales. Los protagonistas de la revuelta dijeron que en las última semanas desaparecieron los alimentos, y denunciaron que especuladores e intermediarios elevaron los precios del azúcar y otros componentes de la canasta familiar. “No gozamos de presencia de Emapa” “No gozamos del servicio de Emapa. Las tiendas que hay por aquí compran en abarrotes de los revendedores o traen de El Alto. Hay algo de azúcar, pero el precio es muy elevado”, indicó el alcalde de Achacachi, Constancio Gutiérrez. Informó que el tema de la elevación de precios de los alimentos será debatido en un ampliado en el que participarán todos los pobladores de la provincia Omasuyos. “Esperemos que no pase lo mismo que en Llallagua, ya que hay molestia por el alza”, advirtió. “Tememos que se repita lo de Llallagua” La gente está muy susceptible a consecuencia de la falta de alimentos, como el azúcar. Este alimento subió de precio de tres a cuatro bolivianos por libra, pero ya se está terminando, afirmó el alcalde de Inquisivi, Wálter Calle. De igual manera, la autoridad municipal observó la ausencia de agencias de la empresa estatal Emapa y describió el temor de la gente por saqueos, tal como sucedió en Llallagua por efecto del alza de precios y desabastecimiento de alimentos. Gas y azúcar, los más preciados El gas licuado de petróleo y el azúcar son los dos productos más apreciados por los pobladores de Caquiaviri, una región donde el derivado de la caña desapareció, alertó el alcalde Edwin Churqui. El representante municipal dijo que la empresa estatal Emapa no llegó a esa región. “En Caquiaviri —mencionó— había una feria donde se vendía alimentos, pero ahora ya ni eso hay porque los comerciantes dicen que no tienen nada para vender, estamos afectados. Inclusive estamos sufriendo por el gas licuado”, afirmó. En Coroico, los precios en alza En el norte paceño, la carne de pollo, el arroz, el fideo y el azúcar incrementaron en un 30 por ciento, denunció Ángela Jiménez, una pobladora de Coroico. Por ejemplo, el quintal de azúcar blanca que costaba 245 bolivianos en los pasados días, llegó a costar 350 bolivianos, pero ahora escasea. Como alternativa —explicó— decidieron consumir azúcar morena, pero la libra se cotiza en cinco bolivianos. Otro de los productos que subió es la carne de pollo. El kilo se vende a 17 bolivianos. Para destacar Llallagua. El pasado lunes, un grupo de pobladores salió en una marcha de protesta contra el alza de precios. Violencia. Los reclamos derivaron en el saqueo de tiendas de abarrotes y comercios de otros productos. Desabastecimiento. En las poblaciones rurales del departamento de La Paz se observa escasez de alimentos. Alcaldes. Las autoridades municipales reclaman la presencia de Emapa para ofrecer sus productos a la población. Costos. Los entrevistados denuncian que los precios de alimentos subieron hasta en cien por ciento tras el gasolinazo. Mercados. Los pobladores de zonas rurales acuden a los mercados de El Alto para aprovisionarse de alimentos. Lidia Mamani