Páginas vistas en total

miércoles, 26 de enero de 2011

quién provoca la bronca? no es acaso el mismísimo Jefe de Estado? los ejemplos abundan como lo muestra El Día de Santa Cruz en editorial

No más broncas
¿Es o no es Verdad?

El esperado mensaje presidencial, con motivo de la conmemoración del primer aniversario del Estado Plurinacional, consistió principalmente en la enumeración triunfalista de las realizaciones de Evo Morales de la Presidencia y el anuncio de futuros proyectos, algunos de ellos, elefantiásicos. Todo ello condimentado con indicadores económicos laberínticos. Si fueran realistas las apreciaciones del Sr. Presidente, habría que afirmar que vivimos en el país de las maravillas. Como también era de esperar, Don Evo se explayó echando la culpa de los incumplimientos, sea al neoliberalismo o a los desastres naturales. El Presidente no hizo anuncios sensacionales como en otras oportunidades, pero confirmó su preferencia por la oratoria populista.

En lo referente al perturbador “gasolinazo”, el Presidente evadió tratar el tema a fondo, aunque anunció la posibilidad de convocar una cumbre de movimientos sociales para debatir la supresión de las subvenciones a la gasolina y al diesel. Este segundo gasolinazo, si es que el Gobierno intenta nuevamente aplicarlo, será difícil de tragar por la ciudadanía en general.

En el campo del debate político, Don Evo insistió en que había que “acabar con las broncas”, con intereses sectoriales que dividen a los bolivianos, y animó patrióticamente a anteponer los intereses de Bolivia a las conveniencias particulares. ¡Excelente! De hecho, las broncas se han agravado al interior del propio partido a causa de la codicia de poder: Hay muchos masistas que aspiran a ocupar situaciones de mando y Don Evo no les ha concedido ni las migajas. Las otras broncas las ha provocado él mismo, sea rompiendo lanzas contra los Estados Unidos o promoviendo la enconada persecución a los opositores hasta enjuiciarlos, encarcelarlos y convertirlos en exiliados políticos en otros países donde han sido bien recibidos. Y en cuanto a incluir a las “iglesias católicas (sic) y evangélicas”, dígame Ud., caro lector ¿No fue el propio Don Evo quien manifestó en varias oportunidades que le tiene bronca al Cardenal, Julio Terrazas y, asimismo, no fue el propio Gobierno el que promovió otra inicua bronca contra el Arzobispo de Cochabamba, Tito Solari? ¡Por favor, no tergiversemos la verdad de las cosas! Ambos pastores le presentaron ejemplarmente a otra mejilla.

A su turno, el Vicepresidente del Estado Plurinacional, García Linera, Presidente de la Asamblea Legislativa, vino a decir conceptos semejantes, pero dichos en difícil. Por ejemplo, habló de contradicciones dialécticas antagónicas y de tensiones creativas. Parecido al “empate catastrófico”. García Linera también afirmó, con el mismo aplomo que Don Evo, que el país está más unido que nunca, cuando, en realidad está más polarizado que antes. Sobre todo, después del gasolinazo, y cada vez menos partidario del Gobierno masista. En las últimas semanas, los índices de popularidad de Don Evo y su gobierno bajaron al 30 por ciento.

Después del discurso del sábado, el domingo 23 Don Evo cambió a tres de los veinte ministros que componen el gabinete ministerial. En realidad no cambió nada. Dominan el poder los de siempre, los del club, habiendo quedado frustrados los aspirantes del mismo partido que esperaban subir al carro y les dejaron en la cuneta.