Páginas vistas en total

domingo, 13 de febrero de 2011

"toma leche de su vaca" el inventor del paro y del bloqueo ahora lo sufre en carne propia. que aprenda .M.Kempff M. en El Dia


Me resultan detestables los bloqueos y los "paros" porque los identifico con las más primitivas y perjudiciales formas de protesta, dignas de quienes son tan infelices que no tienen seso ni mucho menos razón para expresarse mejor. La movilización y los bloqueos a nivel nacional de los gremiales, del jueves pasado, no condujo a nada bueno. Lo que hizo, no cabe la menor duda, fue producir malestar y caos. ¿Era esa la meta? ¿El motivo era jorobar al Gobierno? Pues si ha cumplido su objetivo el precio ha sido que también se ha molestado a mucha gente. Como siempre, los que promovieron la movilización y los bloqueos dirán que todo fue un "éxito". El Gobierno, como los anteriores gobiernos, dirá que fue un fracaso. Pero en Bolivia todos los paros son exitosos. Se podría decir que es en lo único que los bolivianos tenemos éxito seguro. Porque a la gente le encanta dejar de lado el trabajo, paralizar las actividades propias y ajenas, divertirse con el caos. Si es posible pegar, pegan; si azotar, azotan; si apedrear, apedrean; si asaltar, asaltan; si robar, roban. No faltan los delincuentes que están listos para infiltrarse en las movilizaciones y marchas, porque, de pronto, aparecen encabezándolas, guiando a la multitud desconcertada, ya no por sus demandas que se olvidaron con el solazo, el hambre, y las ganas de defecar, sino lanzándola hacia donde les conviene para sus fines de lucro atracador. Otra cosa muy distinta son las grandes insurgencias callejeras que a lo largo de la historia han marcado época. Esas manifestaciones multitudinarias que salen de las entrañas del pueblo, producto de una maduración de frustraciones para cambiar un estado de cosas que está podrido. Expresiones populares donde a los bellacos ni a los vagos se les permite protagonismo ni menos hacer uso de la palabra. Esas son protestas que no tienen como norte el interés gremial, ni personal, ni menos delictivo. No se trata de incomodar a la ciudadanía, ni de poner en conflicto al régimen, sino de tumbarlo, de arrasarlo. Ahí sí está la voz del pueblo, la voz de Dios. Pero lo que ha provocado el último paro "movilizado" de los gremialistas ha sido, con toda seguridad, malestar en la población, zozobra entre los mismos comerciantes agremiados que no sabían a qué atenerse, y una sensación de incertidumbre y de impotencia total. ¿Por qué no dejar al MAS y a Evo Morales como los campeones mundiales de los bloqueos y del entorpecimiento de la economía nacional? ¿Cuál es el afán de competir con quienes es imposible hacerlo? ¿Por qué convertir en víctimas de sus propios inventos a los masistas para que ahora tengan la desfachatez de reclamar por los daños económicos producidos al Estado Plurinacional? Porque fueron los cocaleros y algunos llamados movimientos sociales -antes de que existiera el MAS evista- los que concibieron la dañina manía de paralizar los caminos y el comercio cada vez que se les ocurría alguna exigencia a los gobiernos de turno. Fue una sangría perpetua al interés nacional que se renovaba cada día. Ahora se trata de obligar a que cierre sus puertas una de esas entidades creadas por los pensadores del MAS que se llama Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa), uno de tantos disparates estatales que se le ocurre crear al Gobierno cada vez con mayor frecuencia. Pues, al parecer, la tal Emapa no apoya a nadie que no sea a sus elegidos y punto. Al extremo que han llovido denuncias contra una ex ministra de pollera que presuntamente habría recibido azúcar bajo cuerdas para revenderla en su propio domicilio. Verdad o mentira, ese no es un motivo para hacer un paro a nivel nacional, además de "movilizado". Curiosamente, el paro "movilizado" es el que no se mueve. Es el bloqueo, estático, total. En Santa Cruz no se les ocurrió mejor idea que bloquear el tramo de ingreso al aeropuerto de Viru Viru. Lógicamente que para fastidiar el tráfico aéreo. Y entonces hemos visto a decenas de pobres viajeros -muchos extranjeros- que tuvieron que recorrer kilómetros a pie, arrastrando su equipaje, pasando entre alambradas y barbechos, porque el señor Fulano o algún otro decidió hacer el bloqueo ahí. Mañana, Fulano o Zutano, o quien sea, hará otro paro "movilizado" en apoyo al MAS y todos contentos. De que el Gobierno está de bajada, no hay duda. Que ha perdido gran parte de su predicamento y popularidad es un hecho. Tal vez no habría que darle argumentos para que acuse a la "derecha" de toda su desgracia. Los sucesos de Oruro el jueves pasado, cuando S.E. y comitiva tuvieron que irse ante las protestas públicas, es un signo irrefutable de cuanto afirmamos. Eso sí que fue una ira espontánea de un pueblo cabreado de tanta bellaquería. Finalmente, son las antiguas "bases" del MAS las que reclaman al Gobierno por sus desaciertos y eso será suficiente para que S.E. desista de su idea sin sentido de querer encaramarse en el poder eternamente. No existe una razón válida para que el MAS pretenda un Gobierno vitalicio. Con o sin "paros" movilizados se tendrán que ir pronto.