Páginas vistas en total

viernes, 30 de agosto de 2013

según lo adelantamos en Facebook, la charla de más de una hora entre Dilma y EMA no consideró la extradición de Pinto "si se diera el pedido será el Poder Judicial que lo determine" dijo Figuereido, el Canciller.

Primera Plana pone ante sus ojos, la noticia, el acontecimiento mayor de cada dia ocurrido en Bolivia que llega resumido con un punto de vista periodístico. El Deber. SC texto y montaje

Al promediar las 15:46 de este viernes en Surinam concluyó la reunión que sostuvieron a puertas cerradas los presidentes de Bolivia, Evo Morales y Brasil, Dilma Rousseff. El encuentro tuvo una duración de aproximadamente una hora. En la reunión ambos mandatarios tocaron el tema de la salida del senador Róger Pinto de Bolivia sin el salvoconducto. 



Dilma Rousseff manifestó su repudio completo por la forma en que salió del país el senador Pinto con la ayuda del diplomático brasileño, Eduardo Saboia, y aseguró que su permanencia en Brasil es una decisión del Consejo Nacional de Refugiados (Conare), informa Folha de San Pablo

“La presidenta manifestó a Morales su repudio completo por la forma en que salió el senador Pinto de nuestra embajada en La Paz. Dijo que Brasil jamás aprobaría que un asilado salga de su embajada sin contar con las garantías plenas que resguarde su vida y su seguridad”, informó el ministro de Relaciones Exteriores, Luiz Alberto Figueiredo, que fue el encargado de publicar los resultados del encuentro entre ambas autoridades. 

Por otra parte Figueiredo, través de la cuenta Twitter @blogplanalto, indicó que Bolivia no realizó el pedido de extradición del senador. “Figueiredo: "el pedido de extradición del senador no fue hecho por Bolivia”, dice el mensaje.  

En Brasil, el 27 de agosto, la presidenta Dilma Rousseff criticó la forma en que el senador boliviano opositor del presidente Evo Morales, abandonó la embajada brasileña de La Paz y se trasladó a Brasil.

"Un país civilizado y democrático protege a sus asilados, a quienes tiene que garantizar la seguridad, sobre todo su integridad física. Brasil jamás podría aceptar en ningún momento, sin salvoconducto del gobierno boliviano, poner en riesgo la vida de una persona que estaba bajo su cuidado", manifestó Rousseff, aquella oportunidad.

Hoy el presidente Morales, en la previa a la reunión con Rousseff, reiteró, de forma verbal, su pedido al Gobierno brasileño de devolver al senador para que sea juzgado por la justicia boliviana.