Páginas vistas en total

jueves, 17 de octubre de 2013

extensaentrevista de El Deber con Carlos Sánchez Berzaín sobre el marco político de hoy, 10 años después del golpe de estado. los conspiradores de Cuba y Venezuela derrotaron a la Democracia en Bolivia. están en el poder.

Carlos Sanchez Berzaín, exhombre fuerte de gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, fue entrevistado por el periodista de EL DEBER, Roberto Navia. Desde EEUU se refiere al aciago octubre de 2003, año en el que tuvo que huir de Bolivia junto a Goni y asilarse en EEUU.
Sánchez Berzaín, nació en Cochabamba (1959), es abogado y politólogo. Fue dirigente nacional del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR). Ocupó los cargos de ministro de Gobierno y de la Presidencia, en los dos periodos de gobierno de Sánchez de Lozada. En el periodo de la ‘guerra del gas’ (2002-2003) estuvo al frente del Ministerio de Defensa, hasta el momento del abandono de Bolivia.


¿Qué cambió después de octubre de 2003 en Bolivia?
El principal cambio es sin duda que terminaron con la democracia, hoy en Bolivia no existe democracia. Con el derrocamiento de Sánchez de Lozada suprimieron la defensa de la institucionalidad y procedieron primero a la suplantación constitucional introduciendo la constituyente, luego fraguaron la Constitución de Evo redactada por los mismos que hicieron las de Venezuela y Ecuador, aseguraron la relección indefinida, liquidaron a la oposición y a las fuerzas vivas del país (cívicas, estudiantiles, mineras, sindicales, campesinas, indígenas, etc), se apropiaron y subordinaron los medios de comunicación, atentaron contra la libertad de prensa, terminaron con la separación e independencia de los poderes públicos e instituyeron la justicia como mecanismo de represión y persecución política: la corrupción como política de Estado. Hoy el gobierno de Evo Morales no cumple ninguno de los elementos esenciales  de la democracia señalados por el artículo 3 de la Carta Democrática Interamericana.
Algunas encuestas dicen que el gobierno de Evo Morales tiene buena aprobación, incluso en Santa Cruz, que era donde tenía resistencia.  ¿Cuál es su lectura de esto?
Para un gobierno que  cosecha lo que la democracia boliviana sembró de 1985 al 2003, en el mejor momento económico de América Latina, con precios del gas y minerales tan altos en los últimos años, que tiene una economía procedente del narcotráfico y que ha concentrado todo el poder, lo que Ud. llama más del 50% no es un éxito, es más bien la señal de que pese a las extraordinarias condiciones económicas y al ambiente de represión y temor político que ha instaurado, casi el 50% de los bolivianos lo rechaza.  Yo creo que el rechazo es mayor y por muy buenas razones, lo que pasa es que no hay libertad de expresión en el país.
¿Cómo consiguió usted asilo en EEUU?   ¿Qué beneficios le da el asilo?  ¿Tiene miedo de que se lo quiten? ¿Goni también es asilado?
Estados Unidos es un Estado de derecho, eso quiere decir que está regulado por leyes, por eso es una democracia. El asilo político supone un trámite legal que yo hice y me fue concedido hace varios años. Cuando Evo Morales consideró útil el tema para sus maniobras políticas, más o menos un año mas tarde de otorgado y que él conocía de mi asilo, organizó un ataque contra la embajada americana en La Paz.  
Los beneficios del asilo están en las leyes y tratados, son de dominio público. El asilo puede concluir cuando las condiciones de persecución y amenaza terminan. Quien debe tener miedo de que termine mi asilo es el gobierno de Evo .Es posible que Goni también tenga asilo.
¿Cuándo ha sido la última vez que habló con Goni y de qué hablaron?
Hoy mismo, para saludarlo.  Hablamos por teléfono con alguna regularidad y en ocasiones nos vemos. Hablamos de lo que hablan dos amigos forzados a vivir en el exilio.
¿Cómo evalúa al gobierno de Evo Morales?
En lo político es un gobierno ilegítimo que ha entregado el país a la intervención cubano-venezolana disfrazada de socialismo del siglo XXI y de antiimperialismo. Evo Morales es un dictador, maneja Bolivia como manejaba sus sindicatos de coca ilegal. La diferencia entre un presidente democrático y un dictador es que en democracia no hay nada ni nadie por encima de la ley, en dictadura una persona pone su voluntad por encima de la ley o acomoda las leyes a su antojo. Morales no cumple ni las apócrifas leyes que él mismo ha dictado.
En lo económico y social es un gobierno que ha tenido suerte hasta ahora, pero que lleva a Bolivia a la peor crisis que nunca hemos visto. Siguiendo la doctrina castrista, Morales se ha dedicado a dividir a los bolivianos buscando la destrucción de la nación boliviana.
¿Cuál es su situación económica en EEUU? ¿A cuánto ascienden sus ingresos mensuales y de dónde provienen? ¿Vive en una casa alquilada, cuántos bienes inmuebles tiene en EEUU?
Como en toda mi vida, en EEUU vivo de mi trabajo. Mis ingresos son gracias a Dios suficientes para poder vivir sin mayores restricciones.  No soy dueño bienes inmuebles en EEUU.
¿Con quienes mantiene contacto en Bolivia? 
Nunca se olvide usted que “la política es la actividad donde uno hace amigos de mentira y enemigos de verdad”. En esa dimensión mantengo contacto con mis amigos de siempre. No tengo ningún patrimonio en Bolivia, mis bienes sufrieron el destino de la persecución de que soy víctima,  se los apropiaron,  se los robaron y algunos fueron mal vendidos. En mis emprendimientos empresariales los socios en general se aprovecharon de mi exilio y hasta usurparon mis derechos, tengo que hacer muchos reclamos y acciones para recuperarlos, pero no es el momento. Hay mucha gente que cuando estás exiliado te cree muerto y simplemente se apropia de lo tuyo. Cuando ingresé a la política en 1992 era un hombre con fortuna, hoy ya no.
 ¿Extraña el Palacio de Gobierno?
No.
¿Si tuviera a Evo Morales de frente, que le diría?
Que devuelva la libertad y la democracia a Bolivia. Que se vaya.
¿Quién tumbó a Goni? 
Evo Morales, Carlos Mesa. Felipe Quispe y dirigentes menores en un proceso de sedición diseñado y financiado por el eje Castro-Chávez. Por eso, Bolivia es hoy un país subordinado al proyecto Alba o socialismo del siglo XXI. Carlos Mesa no solo conspiró, abrió las puertas al derrocamiento con su traición; la felonía de Mesa le dio la presidencia y lo salvó de la quiebra, pero está condenado por la historia. Morales conspiró desde el mismo día que Goni juró a su segunda presidencia y el financiamiento de Chávez fue público.
 La prueba está confesada, en las declaraciones de Chávez, de Castro, de Evo, documentada en los decretos de amnistía firmados por Mesa a favor de sus cómplices. Está demostrada en el juicio iniciado por Morales contra el ex presidente Sánchez de Lozada, ministros y alto mando, en el que forzaron la votación del Congreso luego que se rechazó la acusación y cuando no había lugar a mas votaciones; cuando Mesa destituyó a la Comisión de Fiscales que dictaminó que no había causa y puso otros con la instrucción de acusar; cuando entre Mesa y Morales destrozaron la Corte Suprema de Justicia para poner jueces que puedan continuar la farsa persiguiendo a quienes defendimos la democracia, encarcelando a los miembros del Alto Mando Militar que cumplieron con la Constitución Política, hasta someterlos a la condición de presos políticos en la que están hoy. 
Tengo pruebas y la opinión pública conoce la mayoría de ellas, hay declaraciones públicas, confesiones, escritos, libros, informes de Inteligencia y testimonios que prueban la conspiración y el derrocamiento.  En un proceso con jueces independientes pongo en la cárcel a Morales y Mesa en la primera audiencia.  Los he emplazado reiteradamente a derogar la amnistía y que nos sometamos todos a un tribunal independiente, pero el miedo a la verdad solo les permite contestarme con insultos e infamias. 
En un panel de la Feria del Libro de Miami presento este mes un libro en el que hay un capítulo en que desarrollo un poco más este tema.
¿Usted considera que tiene culpa sobre las muertes de octubre? 
Participo de la culpa  de haber perdido el Gobierno y permitir la liquidación de la democracia en Bolivia, y si eso fuera delito estoy listo para pagar por ello. Debo pedirle perdón al pueblo boliviano que es la víctima de octubre de 2003, a los familiares de los caídos, a los miembros del Alto Mando Militar de 2003 (hoy presos políticos), a todos los miembros de las Fuerzas Armadas de la Nación y de la Policía Nacional, por no haber podido esclarecer hasta ahora esos sucesos  para que Bolivia sepa la verdad, y sancionar como corresponde en democracia a los conspiradores y sediciosos. El problema es que los responsables están en el Gobierno y son dueños del poder, pero ya llegará el momento. La orden de matar la dieron los conspiradores.  Los militares solo cumplieron con la Constitución.
¿Cuál es su relación con Goni en EEUU?
Somos amigos.
¿ Quiere volver a Bolivia?¿Volverá a la política?
Yo estoy en política, soy un exiliado político, no he migrado a los EEUU ni estoy becado.  Soy un perseguido político por un grupo de exitosos conspiradores que ha sometido la Patria a Cuba y Venezuela.  Procuro hacer algo todos los días para ayudar a cambiar esta situación y en cuanto las condiciones lo permitan seré el primero en estar en mi país. El Dr. Víctor Paz Estensoro me enseñó que el exilio es el posgrado de la política, aquí me tiene cursándolo.