Páginas vistas en total

jueves, 31 de octubre de 2013

fracaso estruendoso de Romero (Evo Morales) en la OEA. no pudo responder a las acusaciones de violación de DDHH recurrió al insulto, a descalificar a los denunciantes sin éxito.

La participación del ministro de Gobierno, Carlos Romero, en la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), fue cuestionada por familiares de los perseguidos políticos en el país.
Esto con el argumento de que ante la falta de pruebas y sustento  de las acusaciones de violaciones a los derechos fundamentales de los bolivianos, Romero acudió "al insulto y la intriga".
"el tiro por la culata" lo que sería "un éxito" se volcó en fracaso oficial en la OEA
Como se recordará, la tarde del martes en Washington, los representantes de la Fundación Nueva Democracia, Rubén Darío Cuéllar y Silvia Salame, fueron los encargados de denunciar ante el organismo internacional los supuestos abusos del actual gobierno. 

Con el insulto pretenden destruir civilmente.Erika Oroza, abogada y esposa del exjuez Luis Tapia Pachi, aludido por Romero en la CIDH calificándolo de corrupto, dijo que con el insulto pretende destruirlo civilmente.
"Además ellos no están en condiciones de cuestionar absolutamente nada y a nadie y saben por qué, ya que es un gobierno ineficiente y violador de los derechos y garantías de la propia Constitución Política del Estado", afirmó la jurista. Explicó también que se observó una clara injerencia del Ejecutivo con el Poder Judicial, ya que a pesar de que estuvo presente el titular del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Gonzalo Hurtado, fue Romero que atacó a los denunciantes.

Acorralados por las denuncias insulta. 
En esa línea, el abogado defensor de su padre, Gary Prado, afirmó que al sentirse acorralado por las denuncias del Observatorio de Derechos Humanos, acude a la diatriba y al insulto.
Esto porque se hace muy difícil que un ministro pueda esconder a los cientos de refugiados políticos bolivianos en otros países, como dirigentes cívicos, opositores y empresarios, "que son víctimas de la política represiva de la gestión de Evo Morales".

Argumentos incongruentes.
 Por su parte, el analista político Ronald Balderrama, escribió en el portal EjuTv, que los argumentos de Romero fueron incongruentes.
"El ministro desestimó las acusaciones e identificó a la fundación denunciante con un grupo político conservador", comentó.
Indicó que refleja los problemas internos en los países chavistas  que van desde la poca voluntad de solucionar la pobreza hasta el cuestionamiento de los valores democráticos y los derechos humanos.