Páginas vistas en total

viernes, 28 de marzo de 2014

tardó demasiado la Vocera Amanda, para replicar a los Obispos. "son un partido de oposición, con posiciones reaccionarias y conservadoras". no sabíamos que manifestar perplejidad por la corrupción y el manoseo de la Justicia fuese actitud reaccionaria. la cúpula se mantiene "en el oscurantismo, en retórica verbal, sin dar un paso por resolver los problemas". y otros ataques que eran de esperar.

La ministra de Comunicación, Amanda Dávila, dijo esta tarde que la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) tiene una posición contraria al Gobierno, desde que éste inició su gestión en 2006, en referencia a las declaraciones realizadas por la institución católica sobre los casos de supuesta corrupción y extorsión que salieron a la luz en los últimos días.
"La CEB antes de un órgano episcopal de obispos se constituyó siempre desde 2006 en un partido político de la oposición que estuvo permanentemente emitiendo criterios políticos, apoyando posiciones políticas, pero sobre todo posiciones totalmente reaccionarias y conservadoradoras, oponiéndose a todos los cambios incluso a la Constitución Política del Estado (CPE)", manifestó Dávila en conferencia de prensa.
extraño en profesional formada con apoyo de la Iglesia, que le ofreció becas y trabajo. este es el pago?

Las declaraciones, de la ministra de Comunicación, se dan un día después de que la CEB expresó que la corrupción en el Gobierno, además de las elecciones generales de 2014 y las inundaciones, es uno de los hechos que preocupan a la Iglesia Católica en el país.
"No podemos callar ante los casos de corrupción y extorsión que nos dejan perplejos y que se van destapando de forma progresiva", señalaron en el mensaje leído ayer por el presidente de la CEB, Óscar Aparicio, durante la apertura de la 97 Asamblea de Obispos de Bolivia.
"Consideramos que la CEB, no así los creyentes ni los católicos de base, sino esta cúpula de la Conferencia Episcopal Boliviana aún permanece en el oscurantismo, es medieval (…) Eso es normal en una cúpula como esta que permanentemente dio muestras de una retórica  que sólo se quedó en artificios verbales", manifestó.
En ese sentido, Dávila dijo que la organización católica no dio "ningún paso para resolver los grandes problemas que ellos mismos están enfrentando en este momento como (es el hecho de) una mejor distribución de la riqueza que posee la Iglesia, los problemas de abusos a niños, la actitud conservadora en contra de las mujeres y sus derechos y la actitud retrograda respecto a los cambios que se están dando en el país".
Asimismo, expresó que al igual que en la época colonial "tenemos una conferencia que tiene fe en el pueblo boliviano que está apoyando a la reforma, pero (a su vez) tenemos una cúpula que todavía se mantiene con la mentalidad de la colonia, considerando que el indio no tiene alma, que no tiene derecho, que no pueden dominar y porque si es indio en un gobierno éste puede cometer los peores actos de corrupción".
"Esta cúpula por qué no se sintió perpleja cuando remataban las empresas de este país y vendían a precios de gallina muerta los recursos estratégicos bolivianos, por qué no se sintió perpleja cuando gobiernos anteriores (se) llevaban los dineros de los bolivianos y de las arcas del Estado", concluyó la ministra Dávila.