Páginas vistas en total

miércoles, 8 de octubre de 2014


mi voto por Tuto

primero. porque es el representante de la Democracia Cristiana partido en el cual milito desde los 16 años, vale decir 60 años atrás. Segundo. porque Tuto encarna las más caras aspiraciones del pueblo boliviano: tener un Gobierno que respete la Libertad, la Justicia, los Derechos Humanos.



que reponga el Crucifijo y la Biblia en la praxis gubernamental. que por encima de todo, defienda a la persona humana desde antes de nacer, al nacer y durante toda su vida. que busque la participación de los mejores ciudadanos en el manejo de la Justicia, del Gobierno, de las instituciones más queridas del pueblo bolivianos.

que devuelva a la Iglesia Católica el sitial de respeto que el MAS le arrebató, que respete la libertad de expresión y que conserve para el Estado los medios tradicionales indispensables, dejando en libertad a los consorcios y las cadenas de radios y televisión que deben mantener su independencia.

que devuelva la Institucionalidad a las Fuerzas Armadas, a la Policía Nacional, a la Judicatura, al Ministerio de Relaciones Exteriores reponiendo la carrera diplomática para una auténtica defensa del nombre de Bolivia en el Foro Internacional, recuperando la respetabilidad que siempre tuvo.

conferir a la Economía y las Finanzas un nivel de transparencia confiando la Administración Pública a ciudadanos probos al margen de sus ideas, y que garanticen la eficiencia y modernidad que son imprescindibles en un Estado de Derecho.

mi voto por Tuto, hombre de probada honestidad. de gran capacidad administrativa, de límpida trayectoria, trabajador incansable y respetuoso de todos los ciudadanos, deportista y creyente, profesor universitario y conferencista internacional. de ideas claras y habilitado en la informática y la práctica permanente del trabajo en equipo.

mi voto por Tuto que durante los tres meses de la carrera electoral, prácticamente sin otro recurso que el apoyo del pueblo, ha sido capaz de despertar las mayores simpatías y arrastrar tras suyo al voto de ciudadanos no comprometidos con el contrabando, la corrupción ni el narcotráfico.