Páginas vistas en total

martes, 7 de octubre de 2014

además de El Dia, también El Deber se ocupa de lo sucedido en Brasil de tremendo tamaño y tan poblado, vecino en 3.600 kilómetros de frontera, nuestro principal comprador. los electores ordenaron segunda vuelta donde el tercero en encuestas puede resultar siendo el Presidente. lección para los bolivianos?

Brasil es, sin duda, importante no solo por su dimensión geográfica y poblacional, sino también por ser el gigante sudamericano y la séptima economía mundial. Brasil limita con todos los países del subcontinente, salvo Ecuador y Chile. Bolivia comparte su frontera más extensa (3.600 km) mediante los departamentos de Santa Cruz, Beni y Pando. De decisiva influencia positiva en el crecimiento agropecuario del oriente, Brasil es además nuestro principal cliente en materia gasífera y ostenta una indudable gravitación tanto en Bolivia como entre el resto de los países que lo circundan. No debe extrañar entonces la enorme atención que se le ha prestado al proceso electoral brasileño en nuestro país y en Latinoamérica. Sobre una base potencial de casi 143 millones de votantes se eligieron el 5 de octubre presidente y vicepresidente de la República, 27 gobernadores, 513 diputados y un tercio del Senado. Quienes no alcanzaron el 50% de votos deberán ir al balotaje programado para el 26 de octubre.

El clima social en Brasil estuvo agitado tras los disturbios de los ‘indignados’ en 2013 seguidos de protestas por los gastos del Mundial y los Juegos Olímpicos. La inflación acumula un alza del 6,5% y existe un 4,9% de desempleo en el marco de una recesión técnica. Pese a estas circunstancias, la actual mandataria Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), salvo el fugaz momento de ascenso de Marina Silva, siempre fue la favorita para ganar por lo menos la primera vuelta, lo que efectivamente sucedió. Ahora vendrá la segunda vuelta y será contra la verdadera sorpresa de estas elecciones: el candidato socialdemócrata Aécio Neves, que ha conquistado el segundo lugar. 

La campaña dio un giro en agosto con la muerte del candidato del Partido Socialista Brasileño Eduardo Campos en un accidente aéreo. Poco después, el PSB eligió a la ecologista Marina Silva como su nueva candidata a la Presidencia. Esta llegó incluso a ser la gran favorita en un eventual balotaje, pues superaba a Rousseff por 10 puntos en las encuestas. Pero en las últimas semanas cayó dramáticamente y terminó en tercer lugar. 

Con el ejemplo de lo sucedido en el caso Silva no se puede apostar sobre seguro para el triunfo definitivo de Rousseff en el balotaje contra Neves. Sin embargo, la tendencia relativamente conservadora de los votantes del país vecino permite a los analistas especular con la real posibilidad de una continuidad del PT por otro periodo, llegando así a sumar 16 años en el poder. El pueblo brasileño tiene la última palabra el 26 de octubre.