Páginas vistas en total

jueves, 21 de mayo de 2015

cordial El Deber insinúa una "tregua electoral" al partido de Gobierno habida cuenta de estar Bolivia ingresando a una etapa de crisis económica y de problemas sin solución, en lugar de dedicar energías y recursos a una "infructuosa e inoportuna campaña"

El Movimiento Al Socialismo (MAS) está, otra vez, lanzado a una nueva campaña electoral, ahora pensando en los comicios de 2019. La idea es que el presidente Evo Morales vuelva a ser candidato en aquellas elecciones que están a cuatro años y medio de distancia. El país acaba de salir de un largo y accidentado proceso electoral para la elección de gobernadores y alcaldes, el Tribunal Supremo Electoral resiente problemas internos, hay dudas sobre muchos de sus actos y los resultados que dio. No obstante, el partido en función de Gobierno insiste en entrar de lleno a una nueva campaña.

Lo malo es que tales distracciones impiden que el país encare adecuadamente los serios problemas que ya están en puertas y que requieren de un Gobierno capaz de enfrentarlos, comenzando por dedicarles el tiempo necesario, además, si se pudiera, de la capacidad necesaria y los recursos que hicieran falta. La economía es lo más importante en este momento, cuando se registra, por primera vez en 11 años, un déficit en la balanza comercial, que amenaza con seguir creciendo por la caída de las exportaciones y el aumento de las importaciones.

Los productores arroceros, por ejemplo, están desesperados ante la invasión del arroz importado de contrabando de los países vecinos, y amenazan con tomar los campos petroleros para obligar al Gobierno a adoptar decisiones. La minería está con el agua al cuello, con exportaciones que caen en picada; la agricultura enfrenta los problemas del contrabando y de la inseguridad, por los asaltos que, pese a las promesas, no han cesado o, por lo menos, no han sido remediados con la expulsión de los asaltantes. Hay demasiadas noticias sobre daños económicos al Estado, como el caso de las barcazas perdidas en China, además de otros extravíos. Partidas que se han perdido, como la que debía pagar la deuda por la compra de maquinaria para las panaderías.

Quizá corresponda que el MAS conceda una tregua electoral al país y, en este caso, permita al presidente Evo Morales contar con el tiempo necesario para gobernar. Ha estado muy afanado en las elecciones departamentales y municipales, y es probable que hubiera descuidado algunas obligaciones de sus funciones de gobernante. 

No solo de elecciones vive el país, sobre todo si las cosas han comenzado a salir de los moldes de bonanza provocados por los precios internacionales que ahora se caen y obligan a tener ideas