Páginas vistas en total

martes, 15 de septiembre de 2015

en la crónica que sigue se manejan conceptos discutibles. "Recicla r no es tratar" en realidad tratar los residuos abarca "limpieza o barrido, recolección, selección y tratamiento mediante por ej., plantas de incineración que funcionen las 24 horas, los 365 dias. los desechos de diversa índole merecen tratamiento especializado por ej., los sanitarios o industriales, de los domiciliarios, por lo tanto será necesario debatir ampliamente el proyecto antes de ser sometido a la Asamblea si acaso se quiere evitar errores irreparables.

Un millón novecientas mil toneladas. Esa es la cantidad de basura que los bolivianos producimos anualmente en todo el país.

Esa cifra es por demás elevada, más si se sabe que el 90 por ciento de la basura es depositada en botaderos a cielo abierto y sin ningún tratamiento.

Para encarar esta problemática, el Gobierno ha aprobado el proyecto de Ley de Gestión Integral para Tratamiento de Residuos, mismo que será presentado a la Asamblea Legislativa Plurinacional para su tratamiento y posterior aprobación.

La norma es necesaria y hasta urgente para que en el país, de una vez por todas, se impulse el reciclaje de forma conjunta y no aislada como se ha venido haciendo.

Según el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, el 80 por ciento de la basura proviene de residuos orgánicos, razón por la cual, y según la norma, esos desechos se pueden reciclar para evitar que se acumule en los rellenos sanitarios.

No es posible que los bolivianos continuemos echando la basura de la forma cómo actualmente lo hacemos. Es momento de asumir con responsabilidad la separación correcta para posteriormente reciclarla.

La basura da dinero y hay que saber sacar provecho. En la actualidad, hay grupos que ya lo hacen de manera independiente y coadyuvan a reducir, de cierta manera, que más desechos sea depositados en los botaderos.

La ley que el Ejecutivo propone, que lo más probable que sea aprobada por los asambleístas y luego promulgada por el presidente Morales, ojalá no quede en un simple papel como muchas otras normas.

Si el Ejecutivo está dispuesto a impulsar el reciclaje, debe también obligar a que todos los bolivianos trabajemos en ello.

Asimismo, coordinar con las alcaldías de todos los municipios del país para que sean ellas las que también coadyuven en esta labor.

Hace falta un trabajo conjunto para alcanzar los objetivos que se propone el Gobierno.

Al mismo tiempo, los municipios deben implementar plantas de tratamiento de la basura y cerrar, en algunos casos, los botaderos que hoy contaminan el medio ambiente.


A diferencia de otros países vecinos, Bolivia está atrasada en esta temática, por lo que es destacable que desde el Gobierno se impulse esta labor.