Páginas vistas en total

miércoles, 9 de marzo de 2016

provocan dudas e interrogantes, acciones de Policia, que primero detienen a sospechos, sin armas, luego (según el informe) cuando los devuelven a la circulación se produce una balacera. cuatro acribillados dentro de un auto sin senales de haber respondido al fuego. qué paso?

El viernes 4 de marzo, a las 14:30 aproximadamente, un operativo policial terminó con cuatro ciudadanos extranjeros acribillados en inmediaciones de la avenida Piraí y quinto anillo. El ministro de Gobierno Carlos Romero y la Policía presentan el hecho como la exitosa detención de una banda de atracadores de entidades financieras. Según la primera versión oficial, los presuntos delincuentes resistieron a balazos el intento de detención de la Policía y, por eso, fueron acribillados.

Sin embargo, al día siguiente, la difusión a través de las redes sociales de una fotografía modificó radicalmente la primera versión sobre los hechos. La imagen muestra cómo los ciudadanos fueron requisados por la Policía antes de ser abatidos. Claramente, se ve que policías detuvieron a los involucrados. Desde ese instante todo es un misterio. ¿Qué pasó después de la revisión policial? Fue tal el reclamo a través de las redes sociales que el propio Gobierno tuvo que salir a dar una segunda versión de los hechos en la que reconoce que, efectivamente, entre las 10:00 y las 10:30, los ciudadanos fueron revisados por la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen antes de la balacera y que los soltaron por falta de pruebas por un presunto hecho delictivo.

Vecinos contradicen la versión policial y aseguran que los involucrados fueron enmanillados y que uno de los policías subió al vehículo que, después, se dirigió hacia el cuarto anillo. No se sabe a ciencia cierta qué pasó después. Lo cierto es que hubo una supuesta balacera entre policías y los involucrados con el saldo fatal ya conocido. Los extranjeros, cuya nacionalidad no está plenamente confirmada, resultaron muertos con varios balazos en sus cuerpos. Testigos del hecho aseguran que fue una emboscada. Llamativamente, después de la balacera, la Policía impidió el paso de la prensa. 

La dirección de prensa de la fuerza verde olivo fue la primera en proporcionar las fotografías de los ciudadanos muertos. Por su parte, el comandante general de la Policía acusó a las redes sociales de 'satanizar' las acciones de la entidad contra la delincuencia mientras que el ministro de Gobierno ha solicitado cinco informes sobre las muertes en el tiroteo.

Desafortunadamente, pese a los informes y a las explicaciones iniciales, el caso sigue bajo un manto de dudas que necesariamente tiene que despejarse. Ojalá la investigación, a cargo del fiscal José Tarqui, pueda dilucidar qué pasó realmente esa fatídica tarde del viernes pasado en nuestra atribulada ciudad.