Páginas vistas en total

viernes, 23 de septiembre de 2016

dos obras de "Evo cumple..." megamillonarias se caen en corto tiempo. dos aeropuertos de mala calidad ante el asombro general. Alcantarí en Chuquisaca y otro Guayaramerín en Beni...como si las lluvias y el viento se hubiesen llevado las construcciones. increíble. LT. lo comenta

Hace menos de cuatro meses, en el marco de la efeméride cívica chuquisaqueña, con gran despliegue propagandístico se inauguró el Aeropuerto Internacional de Alcantarí, en el municipio de Yamparáez, cerca de Sucre.
La obra, en la que se gastó más de 50 millones de dólares y que todavía no funciona plenamente por falta de equipamiento, fue motivo de muchas dudas relacionadas con la aparente falta de correspondencia entre el monto invertido y los resultados obtenidos. Entre ellas se destacaban las relativas a la calidad de las obras. Y como suele ocurrir, las autoridades del sector aseguraron que esos resquemores eran infundados.
Una lluvia de menos de una hora de duración y una breve granizada han sido suficientes para dirimir la controversia y dar la razón una vez más a quienes sostienen que la pésima calidad es una característica muy común de las obras públicas que están siendo construidas en nuestro país. Es que el flamante techo del aeropuerto no resistió su primera prueba y fue tal la cantidad de goteras, que los ambientes interiores quedaron en pocos minutos cubiertos por las aguas; las empresas aéreas tuvieron que improvisar techos de hule sobre los mostradores de atención a los pasajeros y, pese a sus esfuerzos, tuvieron que cancelar los vuelos. Como se recordará, algo peor ocurrió con el también flamante aeropuerto de Guayaramerín, el que fue literalmente llevado por el viento.
Ambos casos, como muchos otros, deben servir para recordarnos que, en materia de obras públicas, más importante que la cantidad es la calidad, pero ésta exige, previamente, procesos transparentes de licitación, adjudicación y supervisión de obras.