Páginas vistas en total

lunes, 26 de febrero de 2007

Operación relámpago en Suecia. Extra 5

No obstante la oposición de Condoleezza Rice, por entonces Consejera para la Seguridad del gobierno norteamericano, el Ministro Rumsfeld puso en práctica mediante el comando SAP la primera cárcel de Abu Graib en Irák, con las connotaciones escandalosas que se conocen. Seymour ratifica que este mismo SAP ejecutó la detención, traslado e interrogatorio (posiblemente en medio de tortura física) de los refugiados Ahmed Agiza y Muhammed El Zari de Suecia al Egipto a fines del 2001. En el curso de sólo algunas horas fueron detenidos por Säpo (la policía secreta de Suecia) y trasladados secretamente en vuelo charter hasta El Cairo y torturados e incomunicados, según el periodista estrella. Las protestas internas contra el SAP comenzaron con seis meses de retraso, entonces un funcionario de la CIA que visitó Guantánamo declaró que “yo estaba convencido de que estas personas habían cometido delitos de guerra”, aún cuando más de la mitad de los prisioneros no tenían nada que ver con las acusaciones. El trato de los prisioneros no sólo que es un gran error, sino también una pérdida de tiempo y de recursos del Estado, le aseguró el agente al escritor.

Para concluír la nota el meridiano Aftonbladet de la fecha, añade que en el caso de Suecia lamentablemente toda la operación contó con el visto bueno de la malograda ministra de Relaciones Exteriores Anna Lindh que en los hechos autorizó un atropello contra el derecho de asilo, defendido celosamente por todas las administraciones del Reino de Suecia. La última palabra no está dicha, porque aún no se debelado toda la verdad, ni establecido plenamente las responsabilidad, cuestión llamada a ser largamente debatida en el próximo futuro.